Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    12.05.2014

    La verdadera vergüenza del ciclismo chileno

    PaolaMunoz
    (Por Florencia Espiñeira Herreros)

    En esta oportunidad quiero hacer una reflexión. Hace un par de semanas me llamó mucho la atención el titular de una sección de deportes. Decía: “Otra vergüenza Sudamericana”, esto a raíz del doping positivo que arrojó la ciclista Paola Muñoz luego de ganar el oro en los Juegos Sudamericanos pasados. Lo único que me dio vergüenza y pena fue ese titular.

    No estoy por defender ni menos justificar el uso de sustancias prohibidas en el deporte (doping). Todo deportista profesional debe cumplir con el reglamento antidopaje internacional o en el caso contrario asumir su sanción. Sin embargo, creo que el doping en Chile es sólo un síntoma de un gran problema.

    Supongamos la siguiente situación: Estas rindiendo una prueba y te preguntan contenidos que jamás te enseñaron ni te dieron las herramientas para aprender, por ende tus opciones en ese momento son: responderla; dejarla en blanco; o tratar de copiar. Ahora, imagínate además que si no te sacas un siete te expulsan y pierdes todos tus años de estudio. ¿Qué haces? Esta es la misma disyuntiva que enfrenta un deportista en Chile.

    En el ámbito del deporte las competencias son las pruebas, y con los resultados se juzga si vale la pena apoyar al deportista o no. El problema no esta en el criterio sino en la exigencia. Al deportista se le exige medallas, nuestros sietes. Pero para llegar a estar en un podio se requieren años de trabajo, entrenamiento, dedicación y sacrificio, todo esto asociado a un gran costo económico.

    Durante esta primera etapa el deportista esta solo, el costo lo asume el y su familia. A veces, este deportista esforzado logra obtener una medalla y piensa que junto a la presea llegará el esperado apoyo. Cree que lo logró, pero no, aún nada es seguro. Este apoyo, fuera de no compensar el gasto en el que se incurre, está condicionado a seguir obteniendo medallas. Si por algún hecho fortuito como una lesión no puede revalidar sus resultados al año siguiente, se termina el apoyo.

    Entonces las opciones que baraja nuestro deportista son: intentarlo aún con todo en contra; retirarse en esta primera etapa; o el doping.

    Yo no me siento orgullosa cuando un deportista chileno da doping positivo, pero lo que me avergüenza son las irrisorias condiciones que tienen los deportistas. Vergüenza me da lo poco que se le valora y se le paga; la mentira del profesionalismo definido como algo de lo que se puede vivir. Vergüenza me dan los periodistas deportivos de este país que solo hablan de otros deportes cuando hay morbo, recordemos que su deber no solo es entretener sino también formar e informar. Vergüenza me dan los dirigentes que se roban los fondos destinados a los deportistas.

    Si tanta vergüenza les da, háganse cargo del problema. La forma de solucionarlo no es solo con más controles doping. Responsabilícense por el tema de fondo. El problema del dopaje solo refleja la precaria situación del deporte chileno. Se necesitan aportes, noticias sobre los deportistas que dedican su vida a esto de forma limpia. El ciclismo es uno de los deportes más afectados con el problema del doping. Cambiémosle la cara al ciclismo, es un deporte hermoso. Me da pena escuchar que es un deporte de pichicateros, hay mucha gente que lo practica sanamente. Apoyémoslos y hagámoslos nuestros campeones.