Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    24.08.2011

    Ventajas y desventajas del agua embotellada

    Todos los asentamientos humanos han estado cerca del agua, lo que demuestra que este vital elemento es indispensable para el desarrollo de cualquier sociedad. Debemos agradecer a Dios que la lluvia cae del cielo y es gratis para todos, no obstante, el agua para consumo humano no lo es.

    Vivimos en un momento en que está de moda el agua embotellada, pues se asocia a la vida sana y a lo natural, y esto ha redundado en un aumento explosivo del consumo de esta agua en nuestro país, en todos sus formatos. Por otro lado, tenemos a todas las empresas de agua potable asociadas en una campaña por el consumo de “agua de la llave”, pero ¿realmente hay diferencias? Intentaré responder a esta pregunta.

    El agua embotellada se vende bajo 3 figuras en nuestro país: a) Agua Mineral, que es la que brota del suelo y no proviene de napas ni ríos, y que se presume tiene propiedades beneficiosas para la salud por su contenido en ciertas sales minerales. Aquí tenemos las dos grandes marcas que lideran el mercado desde hace muchos años y nuestra chillaneja Piri, entre algunas otras. b) Agua purificada, que es agua de la llave cuya concentración de sales minerales ha sido ajustada para cumplir con los parámetros del fabricante. Aquí tenemos varias de las marcas que han aparecido en los últimos años. c) Agua Saborizada, que es cualquiera de las anteriores pero con un suave sabor a frutas.

    En el mundo ya se han realizado campañas para hacer saber a la población que el agua de la llave no es significativamente distinta del agua embotellada, y en Chile presenciamos nuestra propia campaña, pero yo quiero presentarle a mis lectores mi visión como ingeniero en alimentos y como ser humano.

    Las ventajas del agua embotellada son la seguridad de su calidad y su fácil transporte, aunque esta ultima ventaja lo es realmente de su envase y no del agua propiamente tal. No veo ventajas en temas de salud. Las ventajas del agua de la llave son su bajo costo, que es aproximadamente el mismo para todos los estratos sociales, acceso en casi cualquier lugar urbanizado y su buena calidad en la mayor parte del país.

    Las desventajas del agua embotellada son su elevado costo, entre 1.000 y 10.000 veces mayor que el agua de la llave, la contaminación asociada a su consumo (las botellas plásticas desechables) y el consumo de energía y materias primas que toma producirla. Por su parte, las desventajas del agua de la llave son que a veces se corta el suministro y que también muy rara vez se presenta contaminada con tierra, algas u otras sustancias.

    Conocí algunos franceses que no podían tomar agua de la llave por que se enfermaban. Es totalmente cierto que el agua de la llave contiene pequeñas cantidades de microorganismos que han sido muertos por acción de la cloración, aunque puede que alguno sobreviva o se incorpore a ella desde el grifo. Esos microorganismos no están presentes, ni vivos ni muertos, en el agua embotellada, pero esta diferencia tiene dos caras: si bien el agua embotellada no nos expondrá a estos microorganismos, también es cierto que nuestro organismo puede “acostumbrarse” a varios microorganismos del ambiente de modo que éstos no le provoquen daño. Se llama sistema inmunitario y nos defiende para que no estemos obligados a vivir en una burbuja. Es muy rara la incidencia de enfermedades por consumo de agua en Chile pues nuestro sistema inmune está acostumbrado a nuestra agua y también a nuestro aire, nuestra piel y nuestro pelo, fuentes comunes de muchos microorganismos, pero he visto personas en Chile que se han fabricado una pequeña burbuja bebiendo solo agua embotellada, desinfectando el aire que respiran con lysoform, limpiando con alcohol las manillas de las puertas, mesas y toda superficie antes de tocarlas, no mirando a la cara en una conversación para no recibir el aliento de la otra persona, etc. Este comportamiento se llama germenofobia y se considera un desorden obsesivo compulsivo.

    Diversos estudios en el mundo señalan que el exceso de higiene está llevando al ser humano a debilitar su sistema inmunológico, lo cual ya ha provocado un incontrolable incremento global en las alergias, y podría continuar con enfermedades más complejas. El problema es que si le ocultamos a nuestro organismo la realidad de que vivimos en un mundo lleno de microorganismos, un día éstos lograrán llegar a nosotros y nuestro organismo no estará preparado para repelerlos. Tampoco podemos pensar en acabar con todos los microorganismos, por que varios de ellos nos ayudan a biodegradar nuestra basura y desechos, colaboran en la alimentación de todos los seres vivos y son parte del ecosistema en su conjunto. Además, aunque quisiéramos eliminarlos, ellos son sumamente resistentes, y cada día se hacen más resistentes a nuestros antibióticos.

    Mi opinión es que el ser humano logró multiplicarse y llegar hasta el siglo XXI sin necesidad del agua embotellada, pero las personas que siempre la han tomado, se vuelven dependientes de ella. Yo prefiero que mi vida dependa menos de la tecnología y el mercado y no más, por lo tanto, tomaré agua de la llave el mayor tiempo posible.

    Pero tampoco se puede desconocer que hay zonas en nuestro país donde el agua de la llave deja mucho que desear. Nosotros los sureños encontramos de mal gusto el agua de Santiago, y aún los santiaguinos pueden encontrar de mal gusto el agua de la región de Atacama. Allí se necesita mejorar la calidad del agua de la llave.

    En síntesis, el agua embotellada no tiene ningún beneficio para la salud que no tenga también el agua de la llave. El agua embotellada es miles de veces más costosa que el agua de la llave y además su proceso es contaminante, consume energía y produce desechos no biodegradables en el corto plazo. Si se ha de masificar el consumo de agua embotellada en Chile, deberíamos prepararnos para utilizar efectivamente los basureros de reciclado para las botellas y re-pensar como abordaremos la higiene de nuestro entorno.

    “Pero cuando el agua brota pura y cristalina de la madre tierra…”