Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    12.10.2011

    Los animales compiten con nosotros por la comida

    El 16 de octubre de este año se celebra el día mundial de la alimentación. Este día fue proclamado en 1979 en conferencia de FAO y tiene como objetivo concienciar a los pueblos del mundo sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza.

    El tema de este año es “Los precios de los alimentos, de la crisis a la estabilidad”. Años anteriores las temáticas han sido: 2010;   Unidos contra el hambre, 2009; Conseguir la seguridad alimentaria en época de crisis, 2008; Seguridad Alimentaria Mundial: los retos del cambio climático y bioenergía, 2007; El derecho a la alimentación, 2006; Mejorando la agricultura para la seguridad alimentaria.

    Como puede apreciarse, desde hace varios años, el tema es la seguridad alimentaria pero no desde el punto de vista de la higiene e inocuidad, sino del acceso a los alimentos, y es que éste se ha visto severamente trastornado desde 2007, cuando las guerras en Medio Oriente, la crisis económica de USA y los biocombustibles, entre otros factores, se sumaron para generar un aumento histórico en el precio de los alimentos, el cual dejó a millones de personas en el mundo sin acceso a ellos.

    Hoy el panorama se repite pues no se resolvió ninguno de los problemas que generaron la anterior crisis, es decir, la falta de inversión en agricultura, la especulación en el rubro agroalimentario, la creciente demanda de carnes, la situación climática, las políticas de biocombustibles y por supuesto, la inestabilidad de los mercados.

    Creo necesario que el lector sea plenamente consciente de lo que estoy diciendo: el futuro, tal y como se presenta hoy, traerá escasez de alimentos para una gran parte de la población mundial, millones de personas en países en desarrollo y países pobres padecerán hambre por que el precio de los alimentos será prohibitivo para ellos, y entre los países que sufrirán esta crisis, se encuentra Chile.

    Hoy existen en el mundo aproximadamente 1.300 millones de cabezas de ganado vacuno. Cada una de ellas consume en promedio 15 kilos de cereales por kilo de carne producida. Para hacerse una idea, el consumo de cereales de un sudamericano promedio puede ser de 4,5 kilos por kilo de peso durante su vida. Lo anterior significa que los vacunos consumen 4 veces más cereales que nosotros y que en este momento, ellos representan competencia con el ser humano por la comida.

    Es crudo decirlo pero los vacunos son criados para satisfacer a los consumidores con más recursos, y de este modo, en el ganado se invierte una importante cantidad de alimentos que bien podrían ser destinados a paliar el hambre de seres humanos, mediante un simple cambio de hábitos alimenticios de las personas más adineradas.

    Y al hablar de “personas adineradas”, me refiero a las personas que pueden consumir 81,9 kilos de carne al año, de los cuales la carne de vacuno es aproximadamente  23,6 kilos, 33,3 kilos de ave y 24,4 kilos de cerdo. Este es el consumo de carne en Chile informado para 2010 por el INE. ¿Sorprendente? Pues bien, esto explica muchas cosas, entre ellas, nuestros índices de obesidad, cáncer de colon, enfermedades al corazón y diabetes tipo 2.

    No soy vegetariano ni mucho menos, pero el saber que en Chile el promedio dice que cada chileno consume un bistec de 220 gramos diariamente me resulta inquietante, debido al siguiente cálculo:

    Si somos 17 millones de Chilenos, entonces consumimos casi 1.4 millones de toneladas de carne al año, de las cuales 401.200 toneladas son de vacuno, 566.100 de ave y 414.800 son de cerdo.

    Si consideramos que para producir cada kilo de carne de vacuno se consumen 15 kilos de cereales, por cada kilo de pollo otros 2,5 kilos y por cada kilo de cerdo otros 4 kilos, estamos hablando de 6.02 millones de toneladas de cereales para alimentar a los vacunos, 1.42 millones de toneladas para pollos y 1.66 millones de toneladas para los cerdos, en suma, unas 9 millones de toneladas de cereales para los animales.

    Como referencia, el consumo de pan en Chile es de 100 kg por persona al año. Eso significa que en Chile los humanos consumen 1.7 millones de toneladas de pan al año, mientras que los animales consumen casi 5,3 veces más que eso, o para ser más claros, solo los vacunos consumen  casi 4 veces nuestro consumo de pan.

    Si reemplazáramos todo el consumo de carne de vacuno por cerdo, la disminución de consumo de cereales para la alimentación animal disminuiría desde 9 millones de toneladas al año, a solo 5.5 millones, y si cambiáramos a pollo y pavo, solo a 3.46 millones. Con el cereal ahorrado en este ultimo caso, se podría alimentar diariamente con un cuarto de kilo de cereales a 15 millones de personas durante cuatro años, y eso solo en Chile.

    En este momento hay 15 millones de personas muriendo de hambre en África. Ante semejante panorama, ¿no sería razonable comenzar a cambiar nuestros hábitos alimenticios en lo referente a la carne roja?