Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    02.10.2012

    El efecto del calentamiento global sobre el agua

    Todos sabemos que la tierra se está calentando. No hay acuerdo de si esto se debe realmente a la suma de los efectos de las emisiones de CO2 desde la revolución industrial, los clorofluorocarbonos utilizados en refrigeración y aerosoles y el aumento indiscriminado de cabezas de ganado para atender la demanda de la generación de la hamburguesa, o se debe a una conspiración secreta o simplemente es un ciclo natural del planeta. Lo que no está en duda es que nuestro planeta se calienta y lleva alrededor de 0,6ºC más que hace 100 años.

    Oxígeno disuelto en agua

    Ahora bien, el planeta está diseñado de tal forma que amortigüe los enormes cambios de temperatura que experimentan los planetas. Me explico: la mayoría de la superficie de la tierra está cubierta por agua (71%). El agua tiene un elevado “calos específico”, es decir, tiene la capacidad de absorber mucho calor y subir poco su temperatura. Si vives en el centro de Santiago o de Chillán, a mediados de enero te sientes como una salchicha en el horno, en cambio, si vives en una ciudad costera, te sientes como en vacaciones. La cercanía del agua hace la diferencia.

    El calor específico es la relación entre el calor que absorbe una sustancia y el aumento de temperatura que experimenta. También expresa la cantidad de calor que puede almacenar la sustancia. En verano el agua absorbe gran parte del calor en exceso y en invierno, el derretimiento de los hielos libera calor al ambiente. Sin agua en la superficie terrestre, las temperaturas serían similares a las de los desiertos. A modo de ejemplo te puedo proponer un experimento: hierve agua en una bolsa de plástico. Si cuidas que el fuego solo toque el plástico en contacto con el agua, no se quemará y el agua podrá hervir. Esto se debe a que el agua absorberá el calor de tal modo que nunca sobrepasará los 100ºC, que es una temperatura que la mayoría de los plásticos pueden soportar, y luego comenzará a hervir manteniendo los mismos 100ºC. Si eres aventurero, te gustará comprobar esto, yo ya lo hice muchas veces.

    El hecho es que hoy en día el agua está absorbiendo mucho del calor en exceso y se está calentado, pero de todos modos se calienta, elevando su temperatura algunas décimas de grado. Esa pequeña elevación de temperatura a nivel global tiene serias implicancias.

    La primera es que el agua comienza a liberar el CO2 atrapado en ella. Es igual que una bebida gaseosa: si la calientas pierde todo el gas. Ese CO2 que es utilizado por las algas y otros organismos acuáticos, constituye millones de toneladas que están disueltas en los mares. Al comenzar a liberarse, aceleran aún más el calentamiento global y se forma un círculo vicioso que no podemos detener.

    La segunda es que el agua también contiene Oxígeno disuelto y cuando se calienta, ese Oxigeno se libera. El Oxígeno disuelto del agua es utilizado por todos los organismos acuáticos para respirar, ya que ellos son capaces de filtrarlo a partir del agua y utilizarlo tal como lo utilizamos nosotros. Sin embargo, si el Oxígeno disuelto comienza a disminuir, los organismos acuáticos comenzarán a sufrir una drástica disminución. Por ejemplo, un estudio recientemente publicado en la revista Nature Climate Change ha pronosticado que provocará una reducción en el tamaño y cantidad de todas las especies de peces de aquí al año 2050 ya que, al costarles mucho más respirar, no se desarrollarán por completo.

    Una tercera es que los peces buscarán aguas un poco más frías y por tanto, se desplacen desde los trópicos hacia los polos. Según este estudio, tendremos peces tropicales en nuestras costas en los próximos 50 años.

    Una cuarta es que provocará que más agua permanezca como vapor en las nubes, y no en la tierra regando nuestros cultivos. Habrá menos lluvias y mucho menos agua dulce disponible.

    Una quinta es la formación de pantanos. El agua con mucho Oxígeno disuelto es saludable y puede sostener la vida de muchos organismos acuáticos. Un agua pobre en Oxígeno disuelto está en riesgo de volverse un pantano, incapaz de sostener organismos vivos.

    ¿Qué debemos hacer? Dejaré que los lectores cuelguen sus comentarios e ideas al respecto.

    El artículo mencionado en esta columna corresponde a: Shrinking of fishes exacerbates impacts of global ocean changes on marine ecosystems, publicado en la revista Nature Climate Change y disponible en  http://www.nature.com/nclimate/journal/vaop/ncurrent/full/nclimate1691.html#/f3