Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    30.10.2012

    ¡Cuidado con las bebidas energéticas!

    Las bebidas energéticas hoy en día están siendo consumidas por estudiantes agobiados, ejecutivos presionados y vividores bohemios pues elevan temporalmente el nivel de atención e inhiben la sensación de cansancio e incluso la de intoxicación etílica, sin embargo existen serios riesgos en el consumo de estas bebidas.

    En los últimos días la FDA ha confirmado que está realizando una investigación por la muerte de 5 jóvenes, presumiblemente asociada al consumo de una bebida energética. En ese país se han atendido alrededor de 16.000 pacientes con problemas que han sido relacionados con el consumo de bebidas energéticas, las que en Canadá se comercializan con la advertencia de producto no apto para menores, embarazadas o en lactancia y personas sensibles a la cafeína, y “NO MEZCLE CON ALCOHOL”. Por su parte, en Europa estas bebidas están prohibidas en Dinamarca, Islandia y Noruega. En Suecia e Irlanda se incluyeron recomendaciones y advertencias luego de la muerte de dos jóvenes que consumieron una lata mezclada con alcohol y cuatro latas respectivamente.

    No confundas estas bebidas con las bebidas rehidratantes o las bebidas refrescantes de cualquier tipo, ya que las bebidas energizantes son muy distintas tanto en su propósito como en su composición.

    Sucede que estas bebidas contienen cantidades ingentes de Cafeína y altas dosis de otro componente llamado Taurina. Todos conocemos los efectos de una taza de café pero una bebida energética contiene aproximadamente 240 mg de cafeína o más, dependiendo de la marca. Esta cantidad de cafeína es la misma que la presente en 2,5 litros de Coca-Cola,  mientras que un tazón grande de café podría tener entre 40 y 100 mg.

    Estas grandes cantidades de cafeína provocan varios efectos en el organismo que han sido denominados por la OMS como “Intoxicación por cafeína” y que se caracteriza por nerviosismo, ansiedad, inquietud, insomnio, malestar gastrointestinal, temblores, agitación psicomotora, taquicardias y arritmias cardíacas que en caso de complicación podrían llevar a la muerte. Estos son los efectos asociados a los jóvenes que fallecieron en USA y Europa.

    La cafeína aumenta el ritmo cardíaco, lo cual fácilmente puede pasarse a una arritmia que puede llevar a un infarto o un derrame cerebral. También Inhibe los neurotransmisores de la sensación de cansancio y sueño, de modo que la persona puede sobreesforzar su cuerpo. También el consumo de altas dosis de cafeína puede enmascarar una intoxicación etílica, permitiendo que la persona beba mucho más de lo que su cuerpo soportaría, de modo que se arriesga a un coma etílico y a ser temerario pues no se siente tan ebrio como realmente lo está, aunque sus reflejos y acciones son las de un ebrio. Finalmente se puede decir que la cafeína también disminuye la densidad ósea, lo cual puede llevar a la osteoporosis.

    Otro efecto es el adictivo ya que las personas que las consumen luego sentirán que las necesitan para “andar bien”, para rendir en los estudios o en el trabajo, aunque no sea así. La dependencia psicológica luego se pasa a somática y la gente comienza a padecer de insomnio, temblores, ansiedad y desesperación pues creen que no son útiles sin la bebida.

     

    Dicho todo esto, ¿Por qué la gente las está consumiendo? Pues bien, primero que nada el marketing de estas bebidas es muy agresivo y no informa sobre los riesgos de su consumo.  Segundo, realmente tienen un efecto estimulante que ha sido científicamente comprobado, pero el costo es arriesgarse a la muerte por arritmia ya que el contenido de cafeína no es explicitado en las etiquetas, variando ampliamente de una marca a otra.

    No se puede negar que muchas personas se sienten sobrepasadas por las exigencias de la vida moderna, entendiendo “moderna” no como nueva y mejor, sino en su real sentido tendiente a la desespiritualización de la sociedad. Hoy vivimos una época similar a la revolución industrial, pero hoy el carbón, las máquinas y los engranes han sido reemplazados por personas y así como otrora se apreciaban las chimeneas humeantes de progreso, hoy se aprecian las personas sin vida personal, consagradas en cuerpo y alma solo a generar dinero. Y si revientan, se reemplazan por otras.

    Una sociedad donde ser un ser humano no es suficiente sino que se requiere potenciar las habilidades artificialmente para mantenerse a flote, para tener un encaje perfecto con el sistema, es una sociedad siniestra y no sustentable. Así como la revolución industrial contaminó todo nuestro mundo y terminará por destruirlo por medio del calentamiento global, así la sociedad moderna afecta de tal forma a las personas que aquella ominosa práctica selvática de los altos ejecutivos, directores de empresas y banqueros de competir para ser el único y quitar a todos los demás el derecho de existir, permea al resto de la sociedad, llegando hasta los niños que deben eliminar a sus competidores por un cupo en un jardín infantil Premium o resignarse al fracaso. ¿Qué le pasa a nuestra sociedad que los filósofos, artistas y poetas han muerto y ahora solo quedan los mercaderes y prestamistas que ven todo, incluso a las personas como unidades de negocio de las que se espera un aumento de la rentabilidad?

    Yo te insto a no consumir estas bebidas pues tú eres valioso tal como eres. Pero si de todos modos quieres beber, nunca tomes más de dos y separadas por varias horas. Jamás las mezcles con bebidas alcohólicas. Jamás permitas que las consuma un menor de edad ni una mujer embarazada o amamantando. Y no conviertas su consumo en un hábito ya que podrías enfermar o morir y a tu jefe le importará poco, te reemplazará rápidamente. Tu profesor tampoco se interesará mucho pero quienes te aman sufrirán.

    Y si realmente quieres sentirte bien todos los días, acuéstate y levántate temprano y durante el día consume mucha agua ya que ésta acelera el metabolismo de todo el cuerpo. Prueba unas semanas y verás.