Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    14.11.2012

    Cuando comer rápido te enferma.

    Mientras estudiaba mi magister en la facultad de humanidades de la Universidad del Bío-Bío, un docente me recomendó ver la película “Tiempos Modernos” de Charles Chaplin (1936), donde se presenta una visión de cómo sería el mundo industrializado moderno.

    Vi la película y pude constatar que presentaba la mayoría de los vicios de la modernidad, satirizados en el inocente estilo de Chaplin. En la película se encuentra la conocida escena donde el trabajador cae dentro de una máquina y es consumido por ésta, entre engranajes y palancas como si fuera una pieza más de la enorme máquina (puedes verla aquí: http://www.youtube.com/watch?v=IjarLbD9r30&feature=related), pero también hay otra escena que llama la atención por su satírico dramatismo: la máquina de comer mientras trabaja.

    Se trata de que Chaplin trabaja en una empresa cuyo gerente recibe la visita de unos expertos que prometen elevar la productividad mediante el uso de la innovadora máquina para comer mientras trabaja. De este modo, los trabajadores serían alimentados automáticamente por la máquina mientras siguen trabajando, elevando así las horas laborales efectivas en 30 minutos diarios, lo cual al final del año reportaría un pequeño pero significativo aumento de utilidad.

    La escena es dramática per sé, pero lo es más aún cuando en medio de la prueba, la máquina falla y ensucia y abofetea al trabajador lanzándole comida a la cara, a lo cual el gerente comenta “no me gusta, no es práctica”. Puedes verlo aquí: http://www.youtube.com/watch?v=pZlJ0vtUu4w&feature=related

    Pero esa antigua película en blanco y negro no estaba lejos de la realidad de estos tiempos modernos. Hoy se promociona como una ventaja poseer un Smartphone que permita trabajar mientras comes o mientras estás con tu familia. La consigna es “con tu Smartphone lleva la oficina a tu casa, a la playa o al campo” yo me pregunto: ¿Acaso ya no hay suficientes niños abandonados en sus casas y matrimonios destruidos por el exceso de trabajo, por buscar el “éxito”?

    Claramente la vida de hoy nos exige a todos dar demasiado a cambio de lo mínimo: todo tu esfuerzo, todas tus energías, toda tu vitalidad, toda tu salud, toda tu dignidad a cambio de un sueldo que te permite tener no todo, sino solo lo básico en vivienda, educación, salud y entretenimiento, y a unos más básico que otros.

    Si te dejas llevar por este esquema de vida moderna, pronto no hay tiempo para disfrutar a tus hijos, desarrollar tu relación de pareja o hacer vida familiar en general, ni recursos para cultivar tus talentos artísticos. En realidad, para muchas personas ni siquiera hay tiempo para comer, y es ahí donde quiero detenerme.

    Muchos estudios señalan que comer rápido no es sano y últimamente se ha llegado a la conclusión de que está directamente relacionado con comer en exceso, con la obesidad y con el riesgo de diabetes tipo 2, la cual afecta a 6,4% (285 millones) de la población en mundial y se asocia con un mayor riesgo de ataques cardíacos, derrames cerebrales, deterioro de la vista y afecciones renales entre otras.

    Pero ¿por qué? veamos:

    1.- La comida requiere ser masticada y para llegar completamente triturada al estomago, donde podrá ser digerida para poder extraer sus nutrientes. Todo esto toma su tiempo y no puede acelerarse. Si comemos rápido y no masticamos lo suficiente, la comida llegará al estomago en trozos grandes y tardará mucho más en ser digerida y lo hará de manera lenta y pesada, lo que te hará sentir cansado, lento y pesado. Es como moler tuercas en una licuadora. Tu sistema digestivo se irá deteriorando lentamente.

    2.- Cuando comes rápido, comes más de lo que realmente necesitas ya que el estomago tarda casi media hora en enviar la sensación de saciedad al cerebro. Si comes en solo 10 minutos, el estomago no alcanzará a enviar la señal y tu seguirás comiendo mucho más de lo que necesitas. Si éste es tu hábito, cada vez comerás más de lo necesario completando la capacidad de tu estomago, lo cual le hará aumentar de tamaño un poco cada vez. Así irás aumentando de peso sostenidamente, a no ser que tu metabolismo te acompañe y te ayude a controlar tu peso, pero de todos modos, tendrás mayores posibilidades de caer en el sobrepeso que si comieras lento.

    3.- Cuando comes rápido es porque tienes poco tiempo y eso dice que comes cada muchas horas. Si es así, cuando llegue el momento de comer, tu cuerpo tendrá bajos niveles de energía y te pedirá recargar rápido, lo cual te inducirá a antojar alimentos más ricos en calorías, los que realmente no necesitas porque no estás pasando por una hambruna ni estás esperando con ansias que los cazadores de la tribu traigan una presa, aunque tu cuerpo así lo crea. Pues ¿Qué esperabas si lo alimentas cada 6 horas? Lo recomendable es que comas cada más o menos 2,5 – 3 horas. Por ejemplo un bocado pequeño entre desayuno, almuerzo y cena, y así tu cuerpo se acostumbrará a que todo está bien y regulará adecuadamente tu metabolismo.

    4.- Si tienes poco tiempo para comer, lo más probable es que consumas comida chatarra que solo aporta calorías y no te da las vitaminas, minerales, proteínas e hidratación necesarios. Es comida especialmente diseñada para el mercado, solo lo que se vende de forma masiva y al mínimo costo de producción imaginable, pero jamás fue pensada para tu correcta alimentación.

    Dicho todo esto, añado lo ultimo ¿Se puede sostener una sociedad humana donde no existe tiempo para alimentarse adecuadamente? Porque ¿seguimos siendo humanos, o no? Parece que Chaplin tenía razón; la modernidad nos ha deshumanizado. Soy dramático por que la alimentación y la respiración son las necesidades más básicas del cuerpo humano, no es solo por el romanticismo de sentarse a la mesa en familia, sino que de allí obtenemos la energía y los nutrientes para mantener la salud y seguir vivos. Aunque no olvido que el compartir la mesa con tu familia también te aporta algo que la sociedad de hoy ha perdido pero que yo tengo muy presente. Tristemente comparo la sociedad moderna y su consigna acerca de los Smartphones con la máquina para comer mientras trabajas.