Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    25.01.2013

    Aguas turbias

    Hace unos días pudimos ver cómo un aluvión dejó sin agua potable a 21 comunas de la región metropolitana. El agua es considerada un elemento vital sin el cual la vida de la ciudad debe paralizarse: no se puede ir a trabajar ni se pueden abrir colegios, restoranes, museos ni otros sitios públicos. Ahora todos lo sabemos pero ¿Qué pasa cuando vuelve el agua?

    Los cortes de agua suelen suceder por la rotura de cañerías o desperfectos en piscinas y centros de acopio. Es normal que cuando se restablece el suministro, el agua comienza a salir turbia, de color café o gris opaco y con características de “agua dura”. Esto se puede extender por algunas horas, justo cuando necesitamos volver rápido a la vida normal. Entonces ¿Qué hacemos?

    aguapotable

    Antes que nada es bueno precisar a qué se refiere el concepto “agua dura”. El agua normalmente contiene sales minerales, que son aquellas que se acumulan como sarro en la tetera y en el hervidor, y por las que debemos usar agua destilada en la plancha a vapor. Se habla de un agua “dura” cuando el agua contiene mayor cantidad de sales minerales que lo usual, principalmente carbonatos de Calcio o Magnesio. Esto no es recomendable para la salud en el largo plazo ya que el consumo permanente de agua dura es un factor de riesgo para la incidencia de cálculos renales. Además el agua dura deja manchas en los vidrios, las ollas, cerámicas y en la pintura del auto cuando se le deja secarse a temperatura ambiente debido a que se depositan esas sales minerales. Y por último, el agua dura forma poca espuma con el jabón y detergentes y deja un residuo grisáceo que hace difícil el lavado.

    Volviendo al agua turbia, ésta normalmente es apta para todos los usos domésticos tales como el baño, el riego y el lavado, aunque puede contener cantidades significativamente mayores que lo usual de sedimentos que pueden acumularse en los desagües y en la lavadora, y además presentará las características de dureza antes mencionadas.

    Pero ¿el agua turbia es apta para el consumo humano? En principio no, pero solo por precaución, ya que algunas aguas turbias en realidad no contienen bacterias patógenas y por lo tanto pueden consumirse, pero ante la duda es mejor prevenir. Para asegurarse de que un agua turbia sea apta para el consumo podemos hacer dos cosas: una es filtrarla y agregarle cloro y la otra es hervirla.

    Filtrar el agua a través de un paño limpio de algodón reduce significativamente la turbidez, y si luego la dejamos decantar podemos obtener agua limpia y transparente. Pero aunque hayan sido clarificadas, deben ser desinfectadas por el riesgo de que contengan bacterias patógenas. Para ello solo debemos agregar dos gotas de cloro por cada litro de agua y listo.

    Otra forma es hervir el agua por 5 minutos. Esto elimina todas las bacterias y también elimina gran parte de la dureza pues las sales minerales caen al fondo y se acumulan como sarro.

    La facilidad del acceso al agua potable nos ha acostumbrado a depender de empresas para nuestra propia subsistencia, pero en lugares remotos donde cada persona debe asegurarse su propia supervivencia, se han inventado los métodos más extravagantes para conseguir agua. Entre ellos está la destilación de agua del mar, los atrapanieblas, la extracción desde plantas, la reutilización del agua mediante el uso de filtros especiales y los conocidos pozos profundos. Sería ideal que cada persona estuviera capacitada para sobrevivir por algunos días sin el soporte de las empresas de distribución de agua, pues vivimos en un país que tiene una compleja relación con la naturaleza y todos sabemos que en cualquier momento podríamos tener que enfrentar un terremoto, un aluvión, un temporal de viento o un tsunami, y entonces las empresas, los organismos del estado y todo soporte nacional podrían quedar comprometidos.