Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    07.07.2014

    Negro pasado, Plomo presente

    plomo
    (Por Nelson Olave)

    Sin ser adherente a las teorías de la conspiración, debo reconocer con tristeza que existen factores en el mundo moderno que tributan para configurar un cuadro donde el ser humano es desplazado por sus propios intereses. Me refiero a que existen múltiples elementos en el ambiente tales como contaminantes, aditivos, alimentos, estímulos y demases, que pretenden ser facilitadores de la vida pero que también van socavando la salud y el bienestar de las personas, tanto físico como emocional. En publicaciones anteriores he comentado sobre los efectos perjudiciales de aceites refritos, comida rápida, bebidas energéticas y el azúcar, entre otros. Pero hoy quiero hablar sobre el Plomo, un poderoso veneno que está presente en la sociedad moderna y cuyos efectos comprobados van desde mareos hasta retardo mental y conductas agresivas.

    Contaminación por plomo

    El Plomo es un metal presente en la naturaleza en escasa proporción y también es esencial para el metabolismo humano pero en muy baja cantidad. Hasta los años 90′ se utilizó el tetraetil plomo como aditivo para aumentar el octanaje de las gasolinas, pero hoy se ha eliminado en los países desarrollados y también en algunos no tanto. En Chile la gasolina “Sin Plomo” comenzó a circular desde 1994, pero el Plomo sigue ampliamente presente en las baterías y su reciclaje, artículos de bronce, cables con plomo, operaciones químicas, fundidoras, fábricas de cerámica, industrias de plástico, la minería, talleres de reparación de automóviles, fabricantes de aparatos de refrigeración, focos, cosméticos, artesanos que trabajan el plomo y algunas pinturas.

    En Chile existe una normativa de manejo de productos de Plomo pero el producto está presente en el ambiente, al alcance de todos y se acumula en los seres vivos cuando la exposición es constante. Una vez que el plomo entra a los pulmones o al tracto digestivo, es distribuido rápidamente a otras partes del cuerpo por la sangre. En general, si adultos y niños tragan o respiran una cantidad similar de plomo, la proporción que pasará a la sangre será mayor en niños que adultos.

    Hay gran interés mundial por reutilizar el plomo y por ello existe toda una industria del reciclaje y hasta una Guía Técnica oficial de reciclaje de baterías.

    La norma chilena indica que el Plomo en el aire no debe sobrepasar los 0,5 microgramos por metro cubico de aire. Eso equivale a 0,5 millonésimas de gramo en 1000 litros de aire. Y para productos sólidos no debe exceder el 0,06%. Parece poco pero debo recordar que las fiscalizaciones con cierta frecuencia detectan productos escolares que exceden esta norma. También es bien conocido que cañerías antiguas y pinturas centenarias contienen plomo y que éste pasa a las personas. Esto sin mencionar las más de 8 mil personas de las poblaciones Cerro Chuño y Los Industriales en Arica, quienes habrían sido afectadas por metales pesados (principalmente Plomo y Arsénico) y que han estado siendo erradicadas del lugar durante años tras conocerse que antes de la ocupación de esos terrenos, en 1984 el gobierno de la época autorizó la descarga de 20 mil toneladas de desechos tóxicos ricos en Plomo y Arsénico de la empresa sueca Boliden Metall en las inmediaciones de Arica, donde en el año 2000 un estudio arrojó concentraciones de más de 3 gramos por kilo de tierra en el sector ferrocarril, y hasta 0,3 gramos en tierras de sectores cercanos. Por otro lado, el mismo estudio detecto algunas muestras de agua con hasta 0,17 miligramos por litro.

    Volviendo al Plomo en el aire, cabe señalar que mediciones en México arrojaban hasta 2 microgramos por metro cubico en los 90´s, pero tras el retiro de gasolina con plomo, el plomo en el aire disminuyó ostensiblemente. Podría esperarse lo mismo en Chile pero lamentablemente un estudio en Arica arrojó que en 2000 la concentración de Plomo en el aire era de 0,28 microgramos por metro cubico en el puerto, 0,14 microgramos en el ferrocarril y 0,1 microgramos en las poblaciones antes mencionadas.

    Efectos del Plomo

    Ahora bien, los efectos del Plomo son graves. Estudios lo han asociado con disminución del coeficiente intelectual y rendimiento académico en niños, déficit atencional, conductas antisociales, agresión a profesores, delincuencia, depresión y otros problemas sociales. Por su parte, el estudio de 2000 en Arica arrojó concentraciones de plomo en la sangre que en ocasiones sobrepasaban la norma, pero comenta que en otros estudios, concentraciones aún menores que las encontradas en Arica fueron asociadas con efectos en el desarrollo mental y motor de los niños.

    Luego de lo expuesto cabe preguntar: ¿se ha hecho algo por conocer los eventuales efectos del Plomo sobre la generación de niños que creció cuando había gasolina con Plomo, cañerías de Plomo, pinturas de Plomo, plasticina y tempera con Plomo? Y si vamos más atrás, soldaditos de plomo, pomos de pasta dental de plomo, cuchillería y utensilios de Plomo… Da para pensar.