Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    06.02.2015

    Cuando te sientes con las pilas agotadas

    desayuno edit
    (Por Nelson Olave)

    Ayer fui al gimnasio y sucedió algo peculiar, ya que al finalizar la sesión una mujer sufrió un desmayo. Luego de recibir la atención necesaria, ella se recuperó por completo y yo me puse a investigar sobre el tema: hipoglucemia.

    Muchas personas esperan hasta el verano para hacer ejercicio, ir al gimnasio, nadar, correr y hacer grandes esfuerzos físicos pero cuando el cuerpo no está acostumbrado, nos puede acusar el golpe de la forma más inesperada.

    Como todos saben, una combustión requiere de un combustible y oxígeno, y produce calor y dióxido de carbono (CO2). El fuego es sólo una circunstancia, habiendo combustibles que presentan llamas de diversos colores y otros que no presentan color, como el metanol que es utilizado como combustible de autos de carrera.

    Dicho esto, sucede que el cuerpo funciona con energía y ésta es extraída de la combustión de los alimentos, liberando la energía química contenida en los enlaces moleculares de azúcares, grasas y proteínas. Cuanto mayor esfuerzo, más energía es producida y en el proceso se produce más calor y más dióxido de carbono. Al respecto es importante señalar que lo que se combustiona más fácilmente es el azúcar, después las grasas y por último, las proteínas (la carne y legumbres), lo que significa que el cuerpo extrae energía más fácilmente de las azúcares y más difícilmente de las proteínas.

    La combustión de los alimentos no produce una llama pero sí libera calor y CO2; el calor se disipa mediante la transpiración y la aireación con aire fresco frente a las venas y capilares dispuestos para ello en la frente, en los labios y en la planta de los pies, entre muchos otros lugares, y el CO2 mediante la respiración.

    Cuando el cuerpo no puede disipar el calor que produce por no haber aire fresco disponible, por ejemplo en un día muy caluroso, entonces comienzas a sentirte ahogado y sin fuerza. El cuerpo se resiste a producir más energía porque no puede disipar el calor que ello conlleva. A eso se suma que el aire caliente se vuelve más liviano, es decir, por cada litro de aire que respiras, hay menos moléculas de oxígeno que las que habrían en un aire fresco o uno frío. El resultado es un estado lamentable de cansancio zombi-morfo como el que se aprecia en las ciudades más calurosas del país como Chillán, Los Ángeles o Santiago, entre otras, y que poseen grandes terrenos cubiertos por completo de cemento el cual almacena e irradia calor.

    Necesito aclarar que digo esto como ingeniero en alimentos que es mi profesión, y en ningún caso como médico o nutricionista. El cuerpo es una máquina perfecta que puede funcionar de forma autónoma requiriendo solamente de aire y alimentación, pero como en toda máquina, hay condiciones optimas de operación que tienen que ver con el ambiente.

    Ahora bien, el cuerpo funcionará de manera optima si le suministramos el tipo de alimento justo para el tipo de actividad a realizar. Por ejemplo: si realizarás un gran esfuerzo físico puntual tal como ir al gimnasio o realizar actividades en la montaña, necesitarás azúcar y aire fresco. Si realizarás un esfuerzo físico sostenido en el tiempo como cargar un camiones durante una temporada o trabajar en una mina, entonces necesitarás desarrollar musculatura y para ello requerirás de una proporción balanceada de rica en azúcar y proteínas. Y si pretendes pasar una temporada de esfuerzo moderado y poca alimentación, necesitarás consumir grasas que se almacenen en el cuerpo para que estén disponibles cuando las necesites. Eso hoy prácticamente no ocurre y cuando comemos las ingentes cantidades de grasa de la comida rápida y los asados de fin de semana, éstas se acumulan pero nunca son gastadas. No en vano Chile es el 5° país con mayor obesidad en la OCDE.

    En todo caso hay que decir que todo alimento debe consumirse de forma moderada ya que cualquier exceso, sea grasa, azúcar o proteína, se comenzará a almacenar en el cuerpo bajo la forma de grasa en el abdomen, caderas, papada y tantos otros lugares por todos conocidos.

    El desmayo por falta de azúcar ocurre cuando te enfrentas a un esfuerzo extremo y fuera de lo común y no tienes la cantidad suficiente de azúcar en tu organismo para producir esa energía tan rápido como se requiere. Pero no siempre te desmayas; a veces solo andas de mal humor, confundido, débil y cansado o con dolores de cabeza y lo único que necesitas es darle algo de azúcar a tu cuerpo. Por ejemplo: media botellita de jugo de frutas o de bebida gaseosa con azúcar, una taza de leche, algunos caramelos o una cucharada de azúcar o miel y entonces sientes como vuelves a la normalidad.

    Lo que necesitas es prepararte bien para enfrentar cada tipo de situación con la alimentación adecuada antes, durante y después. Tenlo en cuenta en este verano cuando pienses en una excursión a la montaña, una tarde de natación, una noche de baile o una sesión de gimnasio. La mejor forma de mantener tu cuerpo a punto es respetar las tres comidas en la mañana, medio día y en la tarde y las dos colaciones pequeñas a media mañana y a media tarde. El desayuno debe ser monumental, digno de un rey. El almuerzo debe ser normal y la once debe ser austera. Si respetas esto y comes más o menos cada 2 horas, tu cuerpo siempre estará al 100%. Pero si no tomas desayuno o dejas pasar muchas horas entre comidas, ciertamente estarás exigiendo demasiado a tu cuerpo y éste no podrá responder al 100%. Si inviertes este orden, consumiendo un pobre desayuno y una cena monumental y lo adoptas como costumbre, entonces inexorablemente engordarás ya que al comer mucho en la noche, el cuerpo no tendrá la oportunidad de gastar toda esa energía. Si después de unos días de ordenar tu dieta te sigues sintiendo mal o tus sensaciones de agotamiento son casi invalidantes, debes acudir a un médico, pero hay mucho que puedes hacer para sentirte bien antes de tener que acudir a uno.

    Te invito a intentar regular tu alimentación y a sentirte al 100% a toda hora del día, solo con algo de auto disciplina y responsabilidad contigo mismo.