Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    25.07.2013

    La brecha de los megaconciertos de rock: Chile v/s Argentina

    argchi

    Durante tiempos inmemorables hemos competido con los argentinos por la supremacía de cualquier cosa, sean tierras, economía, mujeres, fútbol, etc. El rock no se queda atrás, ya que desde que se empezaron a hacer conciertos masivos en Chile, hemos comparado la escena nacional con la trasandina y estamos pendientes de las bandas que pasarán por Argentina para ver si caen por acá.

    Con los años se ha balanceado el asunto y parece que ahora también gozamos de la atención de grandes bandas que han venido no sólo a tocar, sino también a grabar sus DVD’s. Eso es un alivio dado que sufrimos varios ranazos imperdonables en nuestra historia de recitales a principios de los 90′s que impidieron que los chilenos se metieran en la escena rockera internacional cuando pasaba de todo.

    Argentina nos llevará siempre una pequeña ventaja porque tuvieron el honor de tener a Queen (con Freddie Mercury a la cabeza) en 1981 ¿qué mejor época para tener a Queen? Nos lo perdimos. Después sería el turno de Nirvana, en 1992, que aunque no tocaron Smells Like Teen Spirit, pudieron dejar tranquilos a “los che” de haberlos tenido en su país antes de su fatídico término en 1994. Con sólo eso tendríamos perdida la batalla.

    Ahora bien, en 1990 tuvimos a Bon Jovi, quienes se presentaron en Argentina tres años después. El ’92 tuvimos a Guns n’ Roses y al año siguiente a Metallica, ambos visitaron a nuestros vecinos al momento de sus respectivas visitas. Lo mismo pasó con Poison el ’93, así que no hubo grandes diferencias ahí. La brecha la marcaría Iron Maiden ese año, quienes por presiones eclesiásticas no pudieron acceder al país, y de pasada, le echamos una manito a Uruguay, país que reemplazó la fecha de “la bestia” en Chile. Argentina se nos alejaba.

    De ahí en adelante la cosa tiende a cambiar porque Chile se muestra como un país mucho más amigable con bandas death metal, género que nunca ha prendido mucho en Argentina, o no en las proporciones que funciona en nuestro país. Cannibal Corpse, Napalm Death, los mismos Death, con Chuck Schuldiner en la comandancia, Morbid Angel, etc, siempre han sido aclamados acá y han marcado la tendencia del público metalero chileno. Tenemos el death en la sangre, al lado no.

    Allende Los Andes siempre me ha parecido un lugar propicio para que dejaran la escoba Stone Temple Pilots, Pearl Jam, Foo Fighters y bandas de corte más rockero, que si bien son muy alabadas en suelo nacional, son sólo unos pocos los que pueden jactarse de ese arrastre. El resto: si pasa bien, sino bien también. Nuestros regalones vendrían a ser Faith No More y uno que otro.

    Una muestra de lo que digo es la cantidad de bandas nuevas que se crean y que en su mayoría apuestan por el lado más extremo de la música, el metal. Por lo que me han contado algunos amigos del país hermano, y por lo que se puede leer en cualquier rincón de internet o revista, el fuerte allá lo tienen géneros como el reggae o el grunge. Acá se hace, pero no existe un Reggae Fest o un Grunge Fest al nivel de lo que ha llegado a ser el The Metal Fest en Chile. Los níveles de masividad son claros para mí.

    No obstante, es innegable que los argentinos siempre han tenido grandes bandas a su haber, y por eso pueden jactarse de dos DVD’s grabados en su país durante la primera década del ’00: Megadeth y -otros que tampoco pudieron tocar en Chile por una fecha de fútbol- AC/DC. Sin embargo nosotros nos podemos defender con el gran DVD de Iron Maiden y el próximo a lanzarse DVD de Anthrax. Ahora bien, si queremos ser nacionalistas podemos decir que Tom Araya de Slayer es más chileno que los porotos, pero a fin de cuentas nada de eso vale…

    No vale porque si nos comparamos, chilenos y argentinos, con otros países latinoamericanos nos daría depresión. Estamos parejos en cuestión de rock y me parece que cada público tiene su norte bien marcado. El power metal nunca va a pegar tanto en Chile como en Argentina, ni el death en Argentina como en Chile, por ejemplo, y aunque nos uniéramos como hermanos seguiremos siendo los hijos -en términos de megaeventos- de Brasil y México, porque seamos francos, nos metimos tarde al expreso rockero internacional y recién ahora nos estamos poniendo al día.