Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    09.05.2014

    Arde La Perla

    incencio valdivia
    (Por Romy Valenta)

    Algunos me dirán agitadora, paranoica, mujer negativa y cuanto adjetivo nefasto se les pueda ocurrir, pero de que en Valdivia pasan cosas turbias, pasan.

    La semana pasada escribí sobre el lamentable incendio del Café Volcán, que además cobró una víctima fatal. Durante este año de vida que ha cumplido el blog, he subido columnas sobre la Galería Nass, La Protectora, La Panadería Henríquez, La Casa Álvarez, La Casa Helle y un larguísimo etcéra, todos lugares emblemáticos de nuestra ciudad consumidos por el fuego.

    ¿Coincidencia? no lo creo. Saquen ustedes sus propias conclusiones a la hora de sindicar culpables, pero lo importante aquí es que la comunidad se organice y se levante para frenar estos atropellos.

    La inteligencia humana tiene un límite de tolerancia frente a la desfachatez y el abuso. Yo sé que muchas veces uno “deja pasar cosas” porque pensamos que estamos solos, que nadie más dirá nada, por temor a posibles represalias o por simple flojera. Pero cada vez que desaparece un edificio, como el Edificio Kunstmann, incendiado hace algunos días y donde operaban varios locales y oficinas, desaparece la identidad de una ciudad completa, junto con el patrimonio de nuestros hijos y nietos. Estamos hablando de gente que perdió su empleo, su propiedad y algunos el trabajo de una vida. Demostremos respeto por ellos.

    Los interpelo directamente, a ustedes como ciudadanos, a levantarse y manifestarse en contra de esta destrucción masiva que está llevando a Valdivia al caos. Organícense y convoquen a una marcha, compartan esta columna en redes sociales, hablen del tema en sus casas y coméntenlo también en sus trabajos, colegios y universidades. Increpo directamente al Consejo de Monumentos Nacionales que audite lo que está sucediendo en este lugar y solicito también el apoyo de la Municipalidad en estos procesos.

    Conversando con mucha gente al respecto, he notado el nivel de indignación que existe a causa de esta cruda realidad y les aseguro que no es sano quedarnos con las palabras atoradas. Nuestra ciudad merece que saquemos la cara y nos opongamos a su destrucción inminente, rescatemos a Valdivia de las garras del fuego o cambiémonos el nombre a Región de las Cenizas. La opción de cambio radica en nosotros, no dejemos que ocurra otra tragedia.