Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    10.06.2014

    Sin educación no avanzamos

    u austral
    (Por Romy Valenta)

    Todos sabemos el rol gravitante que desempeña la Universidad Austral de Chile en el desarrollo de Valdivia y el sur de nuestro país. Año a año nos visitan estudiantes de todo el mundo y además, esta institución se constituye como una de las principales fuentes de empleo en la ciudad. La labor de la UACh se ha expandido también de manera muy exitosa a ciudades como Osorno, Puerto Montt y Coyhaique.

    Desde que tengo uso de razón, la universidad ha estado presente en mi vida. Cuando era pequeña acompañaba a mi madre que estaba haciendo su tesis como estudiante de Agronomía y me dedicaba a aprender frases sueltas que ella repetía mientras estudiaba. Así, a los cuatro años, recitaba incoherencias sobre la fermentación de las grasas no lácteas, con serios problemas de dicción, pero jurando que me veía igual de bonita que mi mamá. Íbamos al jardín botánico, ella leía y me compraba un helado en el desaparecido CTL, ahora ICYTAL.

    Al crecer y dar la PAA, postulé y quedé en Derecho. Me matriculé pero nunca fui a clases. A pesar de eso, seguí visitando el Campus Teja y el Miraflores en múltiples oportunidades. Cuando iba al Cine Club, a los museos, a las fiestas de carreras, luego mientras trabajé en el MAC… En fin, podría estar largo rato enumerando gratos momentos vividos allí.

    El próximo miércoles 11 de junio sabremos por fin quién ocupará el cargo a rector de este establecimiento educacional por los próximos cuatro años. Dos son los candidatos, pero uno es quien cuenta con mi total apoyo.

    De esta persona admiro su templanza, su capacidad de resolver problemas en el corto plazo, su preocupación constante por los demás y su sabiduría. Es un hombre que no responde a los ataques con agresividad, porque en el dominio de la palabra está su mayor fortaleza. Posee un amplio conocimiento de la universidad y siente un profundo amor por la institución que lo ha visto crecer por largos años gracias a su vocación de servicio.

    Esta columna no tiene fines electorales, porque confío en que la planta académica de la UACh sabrá elegir con conciencia. En ese sentido me reservo el nombre de mi candidato hasta verlo convertido en rector, como merece. Sólo quise compartir con ustedes mi experiencia, porque la universidad es un patrimonio de todos y sé que como valdivianos, a pesar de no tener derecho a voto, ansiamos que esta institución tan importante sea gobernada con sabiduría y rectitud. Espero sinceramente que la UACh siga creciendo y se mantenga por muchos años siendo el orgullo de Valdivia, porque su verdadero capital reside en aquellas personas valiosas que forman y formamos de algún modo, parte de ella.