Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    12.01.2015

    No hay estío sin hastío

    jardinbotanico
    (Por Romy Valenta)

    Es verdad que casi no tenemos días soleados durante el año en Valdivia y este verano ha sido bastante rarito. Antes de navidad llovió bastante y el ambiente estaba húmedo, uno salía al centro y el aire no tenía nada que envidiarle al nordeste de Brasil o ciudad de Panamá, la ropa se pegoteaba al cuerpo, andaban todos idiotas comprando, las calles principales llenas, etc. Así comenzamos las vacaciones.

    Luego para año nuevo me morí de frío pero lo pasé bien, para qué estamos con cosas. Lo que sí me dejó loca fue la vuelta en moto a la casa a eso de las 5:00 a.m (usted sabe, una que no bebe puede hacer esas gracias) y llegar congelada, rígida, escarchada luego de una travesía que incluyó el cruce de un puente y varias cuadras a velocidad moderada, vistiendo una delgada chaquetita.

    De ahí se puso a llover a intervalos de dos días y hubo tardes de mucho calor, pero con mañanas ventosas y ambiguas, sombras tenebrosas se cernían sobre el cielo perlino, pero la gente igual anda chocha que era verano, con toda esa irregularidad climática.

    Y usted dirá por qué divago tanto sobre el clima y esas cosas, le voy a decir por qué. Resulta que el verano con todo el tiempo libre que hay y la abundancia de días aptos para estar al aire libre o juntarse con amigos, es, yo diría, la estación más latera y sedentaria de todas, porque el cuerpo entra en modalidad de vacaciones, pero la mente sigue pegada en el segundo semestre del año anterior y la gente siente la obligación de pasarlo bien, porque si no accede a un panorama interesante para subir a Facebook se deprime.

    Yo no me definiría precisamente como un referente de panoramas, si bien conozco algunas de las cosas que pasan en la ciudad prefiero por lejos el encierro, la tranquilidad del hogar y la compañía muda de la tele que ha llegado a convertirse en un cuadro estático de color negro que pende de un hilo imaginario. Tampoco soy para nada outdoor, pero hay ciertas cosas que se pueden hacer en Valdivia para salir un rato de la casa, actividades sencillas y en su mayoría gratuitas que usted también puede practicar.

    Salir a caminar a la Costanera o al Jardín Botánico, si va a este último le recomiendo llevar un libro y pasar la tarde completa bajo la sombra de un árbol. Si tiene bicicleta la Costanera es un buen lugar para pedalear, aunque ayer cuando entraba a Valdivia desde el norte vi una ciclovía bastante considerable que se extendía por gran parte de Las Ánimas, pero para ser sincera con tanto cemento no me dieron ganas de lanzarme a la aventura en ese sector. De hecho pensé que sería lindo que hicieran una ciclovía hasta la costa, desde el centro hasta la última playa por Calfuco, Curiñanco, San Ignacio y uno pudiera pasar por todas esas comunidades autónomas costeras.

    Otro panorama es la feria costumbrista de Niebla, ahí si que se come rico, bien y barato. Yo que soy delicada jamás me ha dolido la guata y todo es de primera. También hay harta vida en los cafés y de noche se están haciendo tocatas y shows de Stand Up, es cosa de ver los múltiples afiches que hay pegados por la ciudad, la agenda cultural de la Muni (Verano en Valdivia creo que se llama) y redes sociales. La variedad es amplia y vida nocturna hay, lo que si le recomiendo es que no salga con mucha plata ni cosas de valor, porque con el buen clima sale el sol, pero también los cogoteros.