Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    29.07.2011

    Oficinas de turismo municipal: ¿real aporte o manejo electoral?

    Estimad@s habitantes de Chiloé, hoy queremos conversar acerca del aporte de las oficinas de turismo de las municipalidades de Chilwe (Chiloé).

    Desde hace ya varios años las municipalidades han podido hacer frente a temas que antes estaban lejos de sus fines, como el fomento productivo, tema que desde inicios de la década del año 2000 tiene sus primeros pasos y resultados.

    Luego se fueron sumando oficinas de pesca, de agricultura y por supuesto de Turismo, en aquellas comunas donde este es un motor de actividad comercial y cultural. Desde los inicios de estas oficinas, hasta los días de hoy, ha corrido mucha agua bajo el puente. Ese fluir y devenir ha pasado por oficinas que realizan bastante bien su trabajo y otras que no tanto así, más se han convertido en operadores políticos, electorales, del alcalde de turno.

    En general, las oficinas de turismo comunales han caído en los mismos errores del pesado y lento funcionamiento municipal. Se ahogan en las aguas contaminadas de elefantes blancos que más que dirigir, liderar, visionar o apoyar, se transforman en simples “compromisos cumplidos” que fueron ofrecidos en campañas electorales previas.

    La mayoría nacen con objetivos prometidos de esas mismas campañas, pero con el paso del tiempo se transforman en empleo para algún familiar o amigo, puesto político, pago de favores, entre otras razones. Súmese los escasos recursos asignados como presupuesto a su funcionamiento, hacen de estas oficinas pequeños barcos sin timón, casi sin tripulantes y con capitanes que muchas veces no saben bien desde donde deben zarpar ni a que puerto dirigirse. Algunos dirán: “lo mismo que le sucede a la municipalidad le sucede a estas oficinas” La respuesta es que sí, eso es lo que sucede.

    ¿Qué puede hacerse para cambiar esta situación? Pueden hacerse muchas cosas. Fundamentalmente exigirle a las autoridades de turno que deben hacer bien su trabajo, que deben asignar recursos adecuados a la importancia que el turismo tiene en cada comuna chilota, que deben trabajar estrechamente conectados con los micro y pequeños empresarios del lugar, con las organizaciones culturales, sociales, pueblos originarios y tantos otros que son relevantes a la hora de mostrar nuestra cultura, nuestra identidad, piedra angular del turismo en la isla. Muchos alcaldes y sus jefes de turismo saldrán con el discurso antiguo de la falta de recursos.

    Aquí hay información que los habitantes de la provincia deben conocer: muchas comunas de la isla han sido declaradas “comuna turística” por la Subdere. Esta declaración, sumada a la misma hecha por la asociación de municipalidades turísticas de Chile, entrega recursos especiales, exclusivos.

    Lo que sucede es que esta información se desconoce públicamente y a  nadie del municipio le interesa entregarla y quizás ni siquiera sepan bien como funciona y cuantos recursos son los entregados. Hace poco tuvimos la oportunidad de tocar el tema en Ancud y la verdad, desinformación extrema y muy poca voluntad real de conocerlo y aprovecharlo eficientemente.

    Estos fondos entregados en el Fondo común municipal, se usan en otras cosas, se entregan a otras unidades presupuestarias, dejando a las oficinas de turismo sin recibir los presupuestos mínimos para funcionar como la autoridad política local “compromete” en sus discursos. Si bien es cierto esto es “la normalidad” del sistema, si lo hacen o no, depende directamente de los ciudadanos, de los habitantes de cada comuna, pues solo los habitantes tienen el poder y derecho de direccionar y coordinar este instrumento de apoyo a sus actividades. Los presupuestos municipales son propiedad de los habitantes, no de los alcaldes o funcionarios de turno.

    Es HORA  de volver a la transparencia, a la simpleza, a la honestidad, a los valores del espíritu, es HORA  de construir todos juntos una nueva sociedad donde lo ofrecido se cumpla, donde los compromisos son de verdad. Vamos Chiloé!!!