Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    12.08.2011

    Causas del bajo apoyo al gobierno de Piñera

    Estimad@s ciudadan@s, en esta ocasión, se hace necesario, de cara a los últimos resultados de las encuestas políticas, conversar de un tema que viene repitiéndose día a día en todas partes: el bajo apoyo o baja popularidad del presidente Piñera y su gobierno.

    Algunos se sorprenderán con lo que aquí van a leer, otros se reirán, otros encontraran que es así y otros que no. Lo importante no es eso, sino más bien poder conversar acerca de la situación actual del gobierno y la persona que dirige nuestro espacio territorial, este pedazo hermoso de tierra llamado Chile.

    Los hechos muestran un sinnúmero de incidentes y errores, algunos normales para un gobierno nuevo que durante mucho tiempo no le tocaba la dirección de turno, otros más bien causados por equivocaciones en sus objetivos, desconocimiento de las reales necesidades de la gente y alejamiento total del momento que el país vive, que la gente vive.

    Esto se refleja en la conformación del equipo de ministros, subsecretarios, directores de servicios, tanto a nivel nacional como a nivel regional, provincial y comunal.

    El presidente, con sus rasgos distintivos y particulares, los que pueden o no gustar, y que no es tema, sino más bien la capacidad de direccionar al país, ha formado unos equipos humanos fríos, lejanos de la gente, sin empatía, tecnocráticos y sin experiencia en el tipo de Vida de la mayoría de los chilenos, sin experiencia en el “ganarse la Vida día a día” en el sistema económico y laboral, un equipo “cuico” o “pituco” diría la gente en la calle.

    Súmese a esto la crisis completa de la clase política, fundada en las mismas razones, hacen de este momento un momento importante para sentarse a conversar, a analizar y a tomar decisiones.

    Por ejemplo, conversar profundamente acerca de qué tipo de gobernantes y gobierno queremos, ¿Hacia dónde queremos ir, que pensamos que es la Vida? ¿Cuáles son sus fundamentos? ¿Por qué si creemos que la Vida es solo un aspecto material, tecnológico, maquinista, donde todo se soluciona por el mercado y somos meras partes y piezas, donde todo se resume a ir a la escuela para aprender el “juego económico” que los dueños del mercado proponen, donde lo único que importa es cuánto dinero tenemos para “comprar y acumular”, pues hemos decidido bien y tenemos el gobierno y presidente adecuado.

    Así, no podemos quejarnos de su lejanía, de su frialdad y la de sus equipos, de las decisiones como HidroAysén y otras destructivas del medioambiente y del origen de la Vida. Lo mismo cada vez que tuvimos gobiernos de la concertación, pues ellos tampoco vieron el sentido de esta estadía por aquí.

    Pero, si pensamos que la Vida es otra cosa, que tiene que ver más con lo cualitativo que con lo cuantitativo; que lo material, las cosas, lo laboral tienen su lugar aquí en este mundo, pero no son un fin, sino más bien un medio para lograr vivir en armonía, en alegría, plenamente y siendo parte de un Todo con la naturaleza, que somos parte conectada íntimamente con ese Todo, si pensamos que la Vida es mucho más que nacer, crecer, ir a la escuela, universidad, trabajar, casarse, tener hijos y morir, entonces estamos eligiendo mal a quienes nos gobiernan y rotundamente destinados a seguir en este mismo juego.

    Si pensamos y vivimos en la creencia que la Vida es el logro de crecimiento económico sostenido y que para ello debemos trabajar cada vez más, criar a nuestros hijos como “cosas” que deben ser “piezas” del sistema, pues significará que viviremos en eterna frustración, dolor, separación y que no habremos comprendido nada de lo que realmente es este paso fugaz por el sendero de la Vida, seremos humanos modernos, insensibles, sin saber de dónde venimos, quienes somos ni hacia dónde vamos; por ello somos como árboles sin raíz, que cualquier viento bota, deambulamos de un pensamiento a otro, incapaces de gobernar nuestra mente, nuestros instintos, manipulables y engañados.

    Pero si abrimos los ojos, si tomamos conciencia, si despertamos, veremos que hoy vivimos tiempos especiales, cierres de ciclos, cambios profundos en la raza, en los planetas, en el Sol, en nosotros mismos, cambios evidentes.

    Hoy tenemos la oportunidad histórica de vivir de otra manera, con origen, con raíces profundas, siendo como un Gran Árbol, vivos, arraigados en la Madre Tierra, con cuerpo sano, nuestras ramas fuertes y vigorosas hacia lo alto del cielo, hacia la LUZ…es Hora de desaprender y volver a empezar..desde Chilwe, un mensaje a tu corazón!!