Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    15.07.2011

    Aldeas SOS de Ancud

    En Chile una de la Aldeas Infantiles SOS está en Chiloé, ubicada en la ciudad de Ancud. El motivo que ella se encuentre en esa comuna se debe exclusivamente a un grupo de amigas, que con su esfuerzo y empeño llegaron a concretar esta gran obra, reuniones y más de alguna carta entregada incluso a la ex Presidenta Bachelet, cuando era ministra de Salud.

    Así se fue pavimentando el camino, hasta que llegó un gran aporte extranjero que logró culminar esta gran obra.

    La visité en agosto del 2007, aquellos que no la conocen, puedo mencionarles, que el 40% de los niños era de Castro, el mismo porcentaje de Ancud, 15% de Quellón y el resto de otras comunas, en ese tiempo con un total de 108 pequeños entre hombres y mujeres.

    Las Aldeas se constituyen en casas individuales y cada una cuenta con una dueña de casa o simplemente “mamá”, que los niños respetan.  Además con hábitos propios de una casa normal, estudian, juegan;  pasar es grato, a pesar que cada uno algo tiene que contar de su pasado.

    Esta institución no es de Ancud, sino de Chiloé y da un gran apoyo a la justicia, que en muchas ocasiones debe dejar a los niños, con riesgo social, en poder de personas sin ningún criterio, o simplemente en organizaciones juveniles, donde existen otras instancias judiciales, que en nada favorece el crecimiento de estos pequeños.

    Hasta esa fecha los aportes no venían de los municipios, que alguna vez se comprometieron, ni del Estado, sino del extranjero.  Chiloé, o sea nosotros, solamente aportábamos un 1% de las necesidades.  ¿Cuantos de ustedes alguna vez se han interesado, para conocer esta realidad y aportar?

    Despues de todo este tiempo espero algo haya mejorado en aportes particulares, municipales y porque no decirlo Estatales, espero sus comentarios.

    Amigos, al ingresar a las Aldeas SOS, encontramos una fuente de amor y alegría.  Los invito a visitarlas y a participar de su generoso aporte, y si así los estiman, serán ustedes los que se darán el mínimo trabajo de llegar preguntando, tal como una vez yo lo hice.