Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    29.08.2011

    Movilizaciones

    En toda movilización hay quienes no están de acuerdo, sin embargo cuando se favorece el cometido, todos ganan.

    Es obvio que el Gobierno de turno tiene que defenderse, no desea este tipo de problemas, sin embargo es parte de la Democracia, pero a muchos se le olvida.

    No solo basta ganar las elecciones, además de eso hay que administrar un País, eso conlleva, tomas, movilizaciones, funas, encuestas, etc. En esta movilización estudiantil, la cosa es diferente, la forma de movilización sin lugar a duda es inteligente, inagotable, marcha tras marcha, para los Políticos que no tienen el cuero duro, ya están molestos, incluidos funcionarios de Gobierno, ahora para que decir del Alcalde de Santiago, totalmente fuera de sí, pero esto es sin llorar.

    Ejemplos hay muchos, insultan por Twitter oficiales a dirigentes, recursos judiciales para que no hayan más movilizaciones, entregar reconocimiento a Carabineros infiltrados, pedir que las marchas se realicen los fines de semana, cartas enviadas a los dirigentes con aclaraciones y recetas, entre otros, es no tener experiencia  Gubernamental, es un todo desordenado, algunos quieren ayudar a levantar la caída en las encuestas, pero de forma muy poco inteligente, ya que quienes los escuchan ven la desesperación, por sobre las ideas.

    Sin lugar a dudas la inexperiencia es evidente, al parecer se pensó, en forma muy ingenua que este Gobierno sería una taza de leche, la equivocación se pagara caro, por no entender que gran parte de un Gobierno, debe ser políticamente administrado y, no como en este caso, ejecutivamente preparado, se acaban de hacer cambios de gabinete, algo se noto, pero debe ser a la raíz o sea no solo en lo central, también debe ocurrir a niveles Regionales, y eso al momento no ocurre.

    Sigue el conflicto estudiantil, algunas luces de encuentros en el Congreso, sin embargo los Universitarios, que fueron los anteriores pingüinos, ya aprendieron la lección, confiaron en los Parlamentarios y en el Gobierno de turno, se bajaron las movilizaciones y cuando todo volvió a la calma, simplemente las promesas, se desvanecieron.