Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    07.01.2014

    37 años de glorias, lucha y resistencia

    cobreloa
    (Por Jorge Cabezas)

    Un día como hoy, 7 de enero, -pero hace más de tres décadas- se fundaba la institución deportiva más grande y exitosa de provincias. Ocho torneos nacionales, una Copa Chile y dos sub campeonatos de América de forma consecutiva, son sólo una demostración de un palmarés nutrido de éxitos y alegrías. Una institución que nunca ha sabido de descensos, ni de problemas mayores en la parta baja de la tabla, a pesar de las ganas de muchos de vernos en la B. Cobreloa, a nivel nacional, en términos de logros deportivos comparado con los años de existencia, solamente es superado por Colo-Colo, dejando a clubes como la U, la UC y la Unión Española, por debajo en este ranking histórico. Nada mal para el novel equipo del desierto de Calama.

    Cobreloa, es también, un símbolo de resistencia de las regiones. El centralismo no sólo se refleja en materias sociales, políticas y económicas en nuestro país. Esta desigualdad también es una realidad a nivel futbolístico. Para Cobreloa históricamente siempre todo ha costado el doble. Mientras los tres grandes de Santiago juegan cerca del 80% de sus partidos a no más de 100 kilómetros de sus localías, el equipo de Calama debe realizar esforzados traslados hacia el resto del país, siendo Antofagasta y Iquique lo lugares más cercanos a visitar (a 4 y 7 horas, respectivamente). Las difíciles condiciones de vida que presenta el desierto de Calama, hace también, que la llegada de jugadores de renombre y calidad cada día sea más compleja, lo que en definitiva repercute en la dificultad para armar planteles competitivos que estén a la altura de los equipos rivales.

    La postergación del norte de Chile, desde donde se extrae el “sueldo de Chile”, del cual no queda nada, sólo enfermedades y desastres medioambientales, hacen que la rabia contenida del calameño aflore cada vez que su más grande bandera de lucha, Cobreloa, se enfrenta al centralismo saqueador y acaparador, representado por Colo-Colo. Para el minero, para el nortino, para el cobreloino, esto es más que un partido de fútbol, es una disputa sociológica y a la vez histórica. Es la oportunidad de que, para todos los ojos de Chile, el orgullo de la región ponga en su lugar a todo lo que detesta y lo frustra. Esto es Cobreloa, más que un equipo de fútbol, más que un club deportivo…es un emblema de reivindicación y lucha.

    El presente actual del gigante Cobreloa no está a la altura de su historia. De dirigentes de la categoría de Sergio Stoppel, pasamos a los actuales que no están a la altura. Qué decir si me pongo a hablar y comparar a Puebla, Merello, Soto, Olivera, Trobbiani, Letelier, Covarrubias, Cornejo, Mazurkiewicz, Gómez y Fuentes, con el actual plantel minero, no hay análisis que lo resista. Pero también que lejanos estamos nosotros, como cobreloinos, de aquellos sacrificados fundadores del glorioso Cobreloa. En momentos en que el club grita y pide por una restructuración total, aún nosotros no somos capaces de hacer algo, pero bueno, esa es parte de otra historia…

    ¡Salud por Cobreloa, salud por las glorias pasadas y salud y valor, para enfrentar el mañana duro que tendremos por delante… Arriba Cobreloa!