Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    03.03.2015

    ¡Aún tenemos patria cobreloinos!

    cobreloa
    (Por Felipe Correa Bravo)

    Hasta antes del partido contra San Marcos de Arica, existía un ambiente de profundo pesimismo y hostilidad hacia el equipo de Calama, debido a que como no se obtenía un triunfo desde la segunda fecha y se venía de dos derrotas consecutivas, estábamos a seis puntos de salir de los puestos de descenso. Lo anterior hacía que todos ya nos dieran por muertos; no por nada el centralista de Santiago, más conocido como el Mercurio, titulaba el día viernes “Cobreloa podría estrenar nuevo estadio en Primera B”.

    Sin embargo y a pesar de lo comprimido del ambiente, los pupilos de Figueroa salieron con una dinámica y una disposición distinta a la vista en los duelos anteriores lo que permitieron quedarse con tres puntos de Oro en la lucha por no perder la categoría.

    Con un seguro Luciano Palos custodiando el arco naranja, con un Eric Ahumada ganando todos los cruces en defensa y con un José Perez adueñándose del medio campo, Cobreloa logró generar fútbol y con esto quedarse con un triunfo en el epílogo del partido y con esto de paso, quitarle el invicto a los ariqueños.

    Aunque para los más pesimistas se ganó con más ganas que fútbol, y con un dudoso penal que pudo perfectamente no haberse cobrado, hay que quedarse con lo positivo de este triunfo en el sentido de seguir sumando puntos para salir de la zona de descenso y también en lo anímico, al descomprimir el ambiente en el camarín naranja.

    En definitiva este triunfo permite a los Naranjas enfrentar con una mayor confianza y motivación el siguiente duelo ante Barnechea, debido a que un triunfo podría sacarnos de la zona Roja.

    De esta forma, este triunfo nos permite seguir creyendo que somos de primera, y que escapar del descenso no está tan lejano si se juega con las ganas y el corazón con el que se jugó el domingo recién pasado.

    ¡Vamos Cobreloa, Aún tenemos Patria Cobreloinos!