Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    17.03.2014

    El “Efecto Mandrake”

    cobreloa
    (Por Jorge Cabezas)

    cobreloaLa paternidad sobre Colo-Colo sigue más vigente que nunca. Así quedó demostrado este fin de semana, pese al disímil momento que atravesaban ambos equipos.  Colo-Colo -el equipo de moda y puntero invicto del torneo- amenazaba con derrotar sin complicaciones a un Cobreloa con un presente negro y en crisis, tanto a nivel dirigencial como deportivo. Sin duda, muchos temíamos lo peor: el equipo venía de ser goleado en Iquique y por nombres los albos sacaban ventaja. Pero el “efecto Mandrake” dio resultados en el Regional Calvo y Bascuñan.

    Cobreloa fue muy superior a un pálido Colo-Colo, pero no lo pudo demostrar en goles. La falta de categoría de Herrera y la incapacidad de materializar las múltiples ocasiones de gol creadas, nuevamente dejó al equipo naranja con las manos vacías. El partido estaba para ganarlo, pero entre el ya citado Herrera, y Méndez, Cristaldo y Gaitán, lamentablemente no pudimos concretar.

    Desde la partida de Pol -hace casi un año- que Cobreloa carece de un goleador de verdad.  Pero la dirigencia, con su negligencia e ineptitud característica, no ha hecho nada por conseguir  un 9 de categoría. ¿Alguien puede explicar el costo de 140 millones de pesos mensuales, de una planilla que cuenta con delanteros de tan pobre nivel como Ignacio Herrera, Jaime Grondona y Hernán Altolaguirre? ¿Dónde está la plata?

    Volviendo al partido, Trobbiani basó su plan en estos pocos días de trabajo, principalmente en la motivación. Levantar a un equipo con la autoestima por los suelos, era la obligación principal de un cuerpo técnico que en cinco días, obviamente no podía realizar una transformación absoluta de lo que se venía mostrando.

    ¿Qué hizo Mandrake? Dispuso de una línea de cuatro centrales, donde Roco y Sanhueza destacaron por su agresividad y velocidad en la marca. En el mediocampo, la dupla de Lima con Pérez entregó la posesión de pelota necesaria para quitarle el control del juego a los volantes albos. Por las bandas, los naranjas supieron aprovechar el trajín constante, tanto por derecha como por izquierda de Gaitán y Cristaldo. Éste último por fin pareció mostrar todo lo que insinuaba en su llegada a Calama. Méndez, nuevamente fue la principal carta de peligro del ataque naranja, dejando en punta a un irresoluto Herrera, quién por las banda no destiñe, pero que no tiene la categoría ni la capacidad suficiente para tomar buenas decisiones en el área rival.

    El equipo recuperó la dignidad y la vergüenza deportiva. Ahora, con el correr de los entrenamientos, Cobreloa debe progresar en la concreción y en el volumen ofensivo, buscando así sumar la mayor cantidad de puntos, para alejarse de los indignos puestos que pelea en la actualidad. El “efecto Mandrake”, se comienza a sentir.