Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    22.08.2014

    Los técnicos pasan, los dirigentes quedan…

    cobreloa
    (Por Felipe Correa Bravo)

    Cobreloa está pasando por uno de los momentos más duros desde su fundación, esto debido a que el sábado recién pasado sumó su cuarta derrota consecutiva a manos de O´Higgins ( 4 a 1), habiendo transcurrido apenas cinco fechas del Torneo Nacional de Apertura 2014. Sin embargo, el tema más complicado de la institución naranja no está dentro de la cancha, sino fuera de ella. Y es que a lo ocurrido dentro de la cancha se suman los problemas a nivel dirigencial e institucional que desde hace nueve años se observan en el cuadro minero y que por estos días hacen eco de una crisis que parece no tener pronta solución.

    Nadie niega que la labor de Marcelo Trobbiani ha dado cuenta de su inexperiencia, de sus escasas capacidades como técnico y de no estar a la altura de manejar a un equipo como Cobreloa, pero “Mandrake” es sólo la cara visible de una crisis profunda, una especie de “chivo expiatorio que eventualmente asumirá responsabilidades por la pobre campaña. Es el escudo de los “dirigentes”, porque ellos seguirán haciendo de las suyas en Cobreloa. Si a Trobbiani se le pone fin a su contrato por la paupérrima campaña, diremos que en Cobreloa lo que está ocurriendo de un tiempo a esta parte es que “los técnicos pasan, los dirigentes quedan”.

    La dirigencia de Cobreloa ha demostrado no tener cualidades para guiar el rumbo de un equipo de fútbol. Podrán ser los gerentes en la empresa estatal más importante del país, podrán ser grandes ingenieros, pero sus cualidades para dirigir a Cobreloa son nulas. No por nada Cobreloa hace 10 años que no se titula campeón. Además de estar divididos institucionalmente y enfrascarse en peleas dignas de dirigentes amateurs, de despedir técnicos sin conocer la legislación laboral, de no tener ojo para traer los refuerzos y mucho menos para traer técnicos de categoría.

    Uno de los problemas graves que observo – y el cual desarrollare en esta oportunidad- es que se está manejando al club como una empresa, en donde lo más importante es mantener el equilibrio económico. Esto lo afirmo debido a que en este semestre, y en la historia de la sociedad anónima de Cobreloa he escuchado que no “había dinero para refuerzos” o “que se tuvieron que ajustar a lo que tenían”, afirmación que solo demuestra la incapacidad de estos señores para entender cómo funciona y debe manejarse un equipo de fútbol.

    Me gustaría recordarles señores dirigentes que las grandes glorias de Cobreloa- época de los 80 – fueron cuando recibía grandes ingresos de Codelco. Por tanto, el éxito de un equipo de fútbol va- aunque existen excepciones- muy de la mano con lo que se esté dispuesto a invertir en él .

    Si no se quiere invertir en refuerzos de calidad y/o en técnicos de nivel para la institución loína, no podremos salir a flote, ya que difícilmente se clasificará a torneos internacionales, no se captarán nuevos socios y no se generarán recursos por recaudación, pues habrá poca gente interesada en ir al estadio. Por tanto, es evidente que la situación económica no mejorara de un semestre a otro.

    Necesitamos que los dirigentes entiendan que “gastar” que en su concepto significaría ” más de la cuenta” en refuerzos o en el sueldo de un técnico debe ser vista como una inversión y no como un gasto; piensen en cuanto invierte Colo Colo por traer buenos refuerzos, cuanto invirtió Mayne Nicholls en pagarle a Marcelo Bielsa, etc.

    Claramente el problema de Cobreloa no pasa sólo por el punto de vista de cómo se maneja económicamente, ya que no sólo los recursos económicos de un club garantizan el éxito, pero si es una arista importante del problema, ya que es evidente que Cobreloa necesita que más gente asista al estadio, captar nuevos socios y clasificar a torneos internacionales. ¿Cómo se logra esto? Con buen futbol ¿y cómo se logra buen fútbol? invirtiendo en buenos jugadores y cuerpo técnico. Cuando la dirigencia entienda que hay que invertir para superar la crisis económica que ellos siempre hablan, Cobreloa, volverá a ser el grande la década de los 80´.