Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    24.01.2014

    Recordando al “Corazón de Minero”

    fdocornejo
    (Por Jorge Cabezas)

    Ídolos tenemos muchos; los históricos de las hazañas de los 80, los insignes jugadores extranjeros que vinieron a enaltecer la camiseta naranja, aquellos que encabezaron los últimos tres títulos nacionales y los nacidos en la cantera loína, pero pocos han trascendido tanto como el “Huaso” Cornejo, polifuncional jugador naranja, campeón en cuatro oportunidades (92, 2003A, 2003C, 2004C) y líder de importantes participaciones en la arena internacional de Cobreloa durante el último tiempo.

    Cómo olvidar sus comienzos por la banda derecha del mediocampo loíno, mezclando velocidad y aplicación en la marca. Luego, su rica técnica, disparo de media distancia y fácil llegada al gol, hicieron que asumiera un papel más ofensivo, transformándose en uno de los mejores volantes mixtos del fútbol chileno de la década del 90, condición que lo llevó a ser parte de la selección chilena participante del Mundial de Francia de 1998. El golazo de tiro libre en el Monumental de River Plate, en sin duda el hito máximo de la participación de Cornejo con la Roja.

    Con la naranja, los hitos son variados. Es imborrable, por ejemplo, el gol extraordinario de tiro ante Sergio Bernabé Vargas, que nos dio la clasificación a la Copa Libertadores el año 99. El festejo en tiempo extra, con la hinchada naranja en el codo norte del Nacional, será un recuerdo imborrable. Sus decenas de goles y habilitaciones, además de su liderazgo incuestionable, lo hicieron pieza medular del gran Cobreloa tricampeón de comienzos del nuevo milenio. Por algo le decían “Corazón de Minero”, él como nadie se identificó con el club y con la gente de la zona. Volante trabajador, mezcló categoría y humildad de una manera soberbia.

    Tras la muerte de Cornejo, la comunidad loína, encabezada por el alcalde Velásquez, manifestaron su intención de homenajear al “8 minero”, designando al nuevo estadio municipal de Calama, con el nombre del difunto capitán. Esta intención ha variado, ya que la idea actual es nombrar al estadio con un nombre elegido por la comunidad, de forma democrática y participativa, lo que me parece acertado. Fernando se ganó más que eso, él está en la memoria imborrable de centenares de miles de cobreloinos, que crecieron y vivieron con su hidalguía, amor y respeto por la camiseta naranja.

    Es increíble como ya han pasado cinco años de la partida de Fernando. Pareciera que fuera menos tiempo, ya que la herida en el corazón naranja es grande y aún sigue abierta. El capitán por excelencia del Cobreloa de finales de los 90 y comienzos del 2000, nos dejó un 24 de enero, pero en el recuerdo de los/as cobreloinos/as, sin duda permanecerá por siempre. Me quedó con una frase que lo refleja de cuerpo y alma entera. Tras el empate dos a dos en la ida de la final del Clausura 2003 ante Colo-Colo, y frente a las preguntas de los periodistas respecto al complejo partido de vuelta en el Monumental, en donde solo el triunfo o el empate sobre los tres goles le darían el bicampeonato a Cobreloa, Cornejo señaló- mientras Marcelo Espina se burlaba de la gente en el Municipal- “Jugemos en el Monumental o en la luna; vamos a ganar igual”.