Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    08.05.2014

    Sembrando vientos y cosechando tempestades naranjas

    cobre cobre
    (Por Jorge Cabezas)

    Termina otro torneo más y nuevamente quedamos con las manos vacías. Cuando las cosas se hacen mal, no se puede, objetivamente, esperar algo más. Cobreloa, preso de su irregularidad y falta de gol, fue incapaz de salvar la temporada 2013-2014 con una clasificación a la Copa Sudamericana.

    Yo era de aquellos que creía en la continuidad de Jorge García en el banco naranja. Sustentado en una racha histórica, confiaba en que manteniendo la base del plantel y sumando los refuerzos claves que necesitaba el equipo, Cobreloa andaría bien. Ninguna de esas condiciones se cumplió. El equipo perdió jugadores claves como Reynoso, Vásquez, Pizarro, Lezcano y Pol y no fue capaz de remplazarlos y sumar un par de jugadores más que marcaran la diferencia, especialmente en materia ofensiva. Todos los ojos de los hinchas mineros coincidíamos que faltaban cartas gol. ¿Qué hicieron los genios? Se desprendieron de los únicos que llegaban al gol, trajeron a un juvenil sin trayectoria y mantuvieron en el plantel a Jaime Grondona que nunca dio el tono. Se hizo todo mal, y en esto no solo tiene la culpa los mismos de siempre, sino que también un “Chicho” García que no se impuso y que hipotecó, por su propia responsabilidad, su continuidad en la banca naranja.

    La llegada de Trobbiani sin dudas trajo nuevos aires al decaído camarín loíno. Tener a un referente del tamaño de Mandrake, fue el envión anímico que necesitaba un plantel que veía la opción del descenso como una realidad cercana. Con el argentino cambió la propuesta futbolística, asumiendo el protagonismo que Cobreloa debe imponer. Eso se demostró en los tres partidos antes los grandes de Santiago, en donde logró importantes triunfos ante las universidades y un injusto empate ante un Colo-Colo sorprendido y superado. Lamentablemente la irregularidad y la falta de gol, contribuyeron a una eliminación temprana en la lucha por la Sudamericana. Un premio inmerecido para este Cobreloa

    La misión de Trobbiani para el siguiente torneo comienza desde ahora. Mantener la base del plantel, y exigir la llegada de refuerzos de calidad, serán las primeras luchas contra la negligente dirigencia, si es que quiere pelear algo importante el siguiente torneo. Nosotros seguiremos ahí, como siempre, esperanzados en levantar la esquiva novena estrella.