Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    17.12.2013

    Señores dirigentes: Ésta es su última oportunidad

    cobreloa
    (Por Jorge Cabezas)

    La estructura organizacional de Cobreloa no da para más. El excesivo número de dirigentes, la división de éstos en bandos y el nulo interés por acercar posturas en pos del progreso del club, hacen que la crisis dirigencial en Cobreloa arrastre al club a una agonía triste pero real.

    Cuántas veces hemos escuchado -luego de un proceso eleccionario como el vivido el miércoles pasado- a los elegidos hablando de unión, cooperación y bien común; para luego al poco tiempo, olvidarse, desdecirse y naufragar en la incompetencia brutal a la que la hinchada ya está acostumbrada. Se habla de reforma de estatutos hace años, pero nada. Se habla de olvidar las rencillas para trabajar todos juntos, y nada. Difícil que en el futuro las cosas cambien, porque la naranja está podrida por dentro.

    Loínos y loínas, aunque nos duela aceptarlo, Cobreloa nos quedó grande. Calama y nosotros como hinchas y socios, no hemos estado a la altura de la grandiosa historia de nuestro club. Los dirigentes lo demuestran a diario con su accionar errático que lidia con lo inmoral, transformándose en el hazmereír del mundo del fútbol chileno. Qué decir de Calama y el cobreloino, el cual sumido en la desidia total, no sólo no ha sido capaz de llenar La Madriguera en los partidos de local, sino que también no fiscaliza la labor dirigencial, transformándose en un observador pasivo de una realidad patética que violenta los valores y la historia naranja. Asambleas suspendidas por baja asistencia de socios (con suerte llegan quince), son una constante en un club que bajo este modelo organizativo está perdiendo la pelea.

    Inquieta también la pasividad de las autoridades locales. Calama es Cobreloa, pero al parecer las autoridades loínas no se dan cuenta. Los años de gloria de los “Zorros del Desierto”, recorriendo América y llevando el nombre y la imagen de la “tierra de sol y cobre” son espejismos de un pasado glorioso que poco a poco se apaga. Me gustaría ver, en especial, al alcalde Velásquez, asumiendo un papel protagónico en la defensa de la institución más importante y representativa de la comuna a la cual lidera. Por responsabilidad con la historia y el futuro, es momento que la máxima autoridad de Calama, frene el desprestigio y el caos al que están llevando estos personajes inescrupulosos al club.

    Me parece que esta es la última oportunidad para esta clase dirigencial.
    Si no son capaces de ordenar el club, de profesionalizarlo y de dejar de lado rencillas estúpidas por el bien de Cobreloa, por favor, qué pesquen las cosas con las que llegaron y cierren por fuera.