Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    09.12.2013

    Un año con más penas que glorias

    cobreloa
    (Por Jorge Cabezas)

    Ayer -con el empate a dos goles frente a la U- Cobreloa cerró un nuevo año sin títulos y con escándalos a nivel de cuerpo técnico, jugadores y dirigentes; el mismo panorama que se viene repitiendo hace más de una década en Calama. Sin embargo, a diferencia de otras temporadas, este año nos dio para ilusionamos y pensar en grande, por lo mismo también es tan grande la frustración y la tristeza al constatar que nuevamente nos quedamos sin nada. A modo de resumen, esto es lo bueno y lo malo del Cobreloa 2013.

    -LO BUENO

    Un Transición y un invicto histórico: Bajo la dirección de Marco Antonio Figueroa, Cobreloa (MAF) cerró un extraordinario Campeonato de Transición, manteniendo un nivel de juego insospechado y logrando clasificar a la Copa Sudamericana. Todo esto, jugando fuera de Calama. Luego con “Chicho” García, a comienzos del segundo semestre, se logró mantener esta campaña, consolidando un récord de 26 partidos sin conocer la derrota.

    La hazaña del Centenario: El 8 de agosto del 2013 quedará grabado en la memoria naranja. Realizando el mejor partido del año, Cobreloa derrotó a Peñarol en Montevideo -dos a cero, con 9 jugadores-, cobrándose una suerte de revancha por la final de la Libertadores de 1982 (aunque nunca nada aplacará ese dolor).

    La consolidación de Lima y la aparición de Lezcano: La figura de René Lima, como líder futbolístico del mejor Cobreloa de esta temporada, fue clave. El equilibrio y la base del buen juego mostrado, tuvo en Lima su mejor exponente. Junto al ex River, destacan también los rendimientos de Cristián Suárez, Alejandro Vásquez y Sebastián Pol. En el segundo semestre, junto a la grata sorpresa del siempre rendidor, Cristián “Bocacha” Gaitán, surge el jugador distinto del Cobreloa 2013, Gastón Lezcano, delantero de tremendas condiciones, que esperemos siga en el conjunto minero.

    Roco y Agustín: A Sebastián Roco le pasó de todo este año. Desencuentros con MAF, suplencia durante el Apertura, figura durante el Clausura y la enfermedad de su pequeño hijo Agustín. A pesar de lo dramática que fue esta última situación, Roco logró salir adelante, consolidando su mejor temporada en Calama.

    La construcción del nuevo estadio Municipal y del estadio del Club de Campo: Durante este año comenzó la construcción del nuevo Municipal de Calama, el que será realidad durante el primer semestre del 2014. También, y como medida de emergencia, se logró construir el estadio “La Madriguera” en el club de campo, que a pesar de ser construido a destiempo y con no pocas limitantes, pasa a ser una importante infraestructura para el desarrollo del fútbol joven.

    -LO MALO

    Los líos dirigenciales, la salida de MAF y un camarín conflictivo:
    Una constante durante los últimos años ha sido el circo montado por la dirigencia en Calama. Personajes poco criteriosos y dignos de representar a Cobreloa, con intereses personales y nula preparación para dirigir una institución deportiva, han hecho de este año su coronación como el “hazme reír” del fútbol chileno durante este año. Polémicas por Facebook, amenazas telefónicas, despido injustificado del DT- argumentando fundamentos legales risibles- han llegado también al camarín naranja, enfrentando a jugadores, cuerpos técnicos y los mismos dirigentes.

    El Apertura 2013-2014: El magro torneo de finalización 2013, coronó una serie de desaciertos en Cobreloa. Esto sumado a la temprana eliminación de Copa Chile, dejó en el hincha loíno mucha frustración y decepción, especialmente por como venía jugando el equipo.

    La falta de gol: Se esperaba que con la salida de Pol, la dirigencia de Cobreloa apostaría por un goleador de su nivel. Nada de eso, la apuesta (fallida y anunciada desde un comienzo) fue por un jugador semi-retirado y sin trayectoria como Ignacio Herrera y otro “goleador” sin gol como Grondona. Y así nos fue, sumado al nefasto año de Cuéllar, Cobreloa sumó un solo gol durante este segundo semestre. Paupérrimo, horrible.

    Plantel corto y las pocas oportunidades a los jóvenes: Sumado a las malas gestiones institucionales de la dirigencia, se suma su incapacidad respecto a la conformación de un plantel competitivo durante el segundo semestre. Eso se terminó pagando caro, ya que ante la baja de las piezas claves, Cobreloa no tuvo el recambio adecuado. Y a pesar de que el recambio no funcionada, el cuerpo técnico tampoco apostó por los canteranos. Preocupa que jugadores como Catrileo, López y Troncoso, estén estancados y tengas nulas opciones de mostrarse en cancha.