Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    24.09.2014

    Una luz al final del túnel

    cobreloa
    (Por Jorge Cabezas)

    Mientras fecha a fecha, futbolísticamente hablando, Cobreloa se sigue hundiendo en el fondo de la tabla de posiciones, en lo institucional hay señales que llaman a cierto optimismo. La nefasta gestión de Mario Herrera llegó a su fin, y con él, la de Marcelo Montiel también (Gerente General). ¿Es motivo para alegrarse? Sí. Ambos personajes, el primero por su nulo liderazgo y el segundo por su incompetencia, son dos claros responsables del descalabro dirigencial que vive el club de Calama.

    A las ya mencionadas buenas noticias, se suma quizás la más importante. Desde ya hace un par de semanas, el grupo dirigencial autodenominado “Pura Sangre”, ha dejado de tener el peso y la influencia que venía ejerciendo en los últimos tiempos, y que ha llevado al club a su peor momento histórico, con malos resultados en la cancha y con un manejo dirigencial digno de un club de barrio. ¿Quienes ejercen el poder actualmente? La respuesta es realmente difícil de contestar. Apellidos como los de Malebrán y Segovia, dirigentes recientemente elegidos, son los que aparecen a la hora de buscar a los actuales responsables administrativos de la institución. El tiempo dirá si se trató de una continuidad del descalabro generado por el grupo liderado por Maureira y los G-8, o si finalmente lograron dar el remezón necesario para rescatar al club del difícil momento que enfrentan.

    La luz al final de túnel claramente no viene de lo anterior, eso era lo mínimo que debía pasar. El “Movimiento por Cobreloa”, grupo liderado por profesionales cobreloinos ajenos a la eterna lucha de bandos al interior de la dirigencia, viene a refrescar y dar ilusiones a la alicaída hinchada naranja.
    La solicitud de una mayor trasparencia respecto al manejo económico de Cobreloa, la inclusión de los socios en la toma de decisiones y la anhelada reforma de estatutos que permita modernizar la estructura organizativa del club, son solo algunas de las propuestas de esta gran cantidad de hinchas y socios/as loínos/as. El ingreso de aire fresco al club, y no de “frescos”, debiera marcar un punto de inflexión en el actual presente naranja, situación que el mismo alcalde Velásquez ya ha identificado, enviado un mensaje claro y explícito solicitando la renuncia de los actuales 16 dirigentes.

    En lo deportivo, el optimismo si bien es mesurado, debido a que debutó con una injusta derrota, la llegada de Fernando Vergara a la larga debiera permitir mejorar el rendimiento futbolístico de un Cobreloa pobre de nombres, que tendrá que pelear con lo poco que tiene, el descenso a la Primera B, situación impensada y jamás vivida por nosotros, los cobreloinos, pero que es resultado de manejos dirigenciales oscuros, negligentes y alejado de todo cariño con el “Gigante de Regiones”.