Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    14.04.2014

    Una semana para el olvido

    cobreloa everton
    (Por Jorge Cabezas)

    Cada vez que Cobreloa atraviesa una semana llena de disputas internas, como la tenida durante los días previos al partido ante Everton, termina repercutiendo de forma negativa en el funcionamiento del equipo en la cancha. Trobbiani, la prensa local y algunos dirigentes, retomaron la mala costumbre en Calama de enfrentarse públicamente por acusaciones dignas de equipo de barrio. “Me deseaste mal”, “no creíste en mi trabajo” o “a ti te paga este dirigente”, fueron parte de las recriminaciones que hizo el técnico a algunos reporteros que giran en torno al mundo naranja. ¿Por qué no actuar antes y esperar que la “sangre llegue al río”? Nuevamente nos autoboicoteamos y cedemos terreno en el cumplimiento de nuestras expectativas deportivas.

    Los noventa minutos ante Everton fueron la coronación de una semana para olvidar. Poca  actitud y menos fútbol, fue lo mostrado por el equipo naranja ante un necesitado rival que haciendo poco se quedó con los puntos. El análisis debe ser objetivo y tal como aplaudí el carácter de nuestro equipo en los partidos anteriores de la era Trobbiani, esta vez no puedo dejar de hacer notar, la carencia de personalidad y hambre mostrada por los jugadores naranjas en el “Elías Figueroa” de Valparaíso.

    Contreras, nuevamente demostrando falencia graves en el juego aéreo y al momento de tomar la decisión de salir de su arco. ¿Qué pasa con el entrenamiento de los arqueros en Cobreloa? Estas situaciones ratifican la necesidad urgente de contar con un meta de calidad y que entregue seguridad. El equipo, tanto defensivamente como en materia ofensiva, no estuvo. Cuesta encontrar un jugador que se salve de este negativo análisis. La última línea abusó del juego sucio, lo que determinó la expulsión justa de Diego Silva. El mediocampo no fue capaz de posicionarse y controlar el balón de forma eficaz. Se tuvo más la pelota que el rival, pero no se llegó con peligro al arco contrario. En delantera, nuevamente se reiteró la carencia de hombres determinantes que definan partidos. Jiménez, Herrera, López y Alfaro, no inquietaron a Dalsasso y sucumbieron al marcaje disciplinado de los jugadores de Acosta.

    Esta fecha pudo ser peor, pero no fue así. Nuestros rivales directos también se enredaron, por lo que la opción de liguilla sigue vigente. ¿Con este nivel de juego nos alcanzará para abrochar un cupo a la Sudamericana? ¿Hasta cuándo seguiremos haciéndonos zancadillas? Por mientras que esperamos estas respuestas, seguimos vivos.