Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    03.01.2014

    ¿Y el 9?

    Universidad de Concepcion vs Colo Colo
    (Por Jorge Cabezas)

    Mañana Cobreloa sale a la cancha- inaugurando su participación en el Clausura 2014- nuevamente con la incertidumbre clásica a la que nos tienen acostumbrados los dirigentes de “club de barrio” que tenemos. La falta del refuerzo más importante- el hombre gol- y la duda respecto a la llegada de los pases de Cristaldo, Méndez y Jiménez (a la hora de la redacción de esta columna, aún no llegaba la habilitación), hacen de este primer partido, un doble desafío para este diezmado Cobreloa.

    Los dirigentes tuvieron mucho tiempo para hacer las cosas como corresponde. Renovar a Lezcano y a Droguett, y contratar a los cuatro nuevos refuerzos, para que de esta forma se comenzara la pretemporada con plantel completo. ¿Pero qué pasó? Nada de esto ocurrió. Se fue Lezcano y Droguett, llegaron tarde tres de los cuatro refuerzos (recién ayer se integró Jiménez) y aún no aparece el delantero que desde meses se espera. Ismael Blanco, Sergio Blanco, Cris Martínez, Cristian Bogado, Jair Reinoso, Marco Lazaga, Irven Ávila, Ramón Lentini, Zamir Valoyes, Angel Orué y Federico Puppo, son solo algunos de los posibles goleadores que la dirigencia ha sido incapaz de abrochar. Sigue primando la lógica en Cobreloa, “Para que hacer las cosas bien, si se pueden hacer mal”.

    ¿Falta de recursos? Pero si se liberaron los sueldos de Reynoso, González, Droguett, Lezcano, Cuéllar, Dittborn y Vásquez, y se supone que este año, los dirigentes, inyectarían más recursos, ya que reconocían el semestre pasado que la poca “osadía” en invertir había perjudicado el rendimiento del equipo. No entiendo nada.

    Con este panorama llegamos a Yumbel. Muchas dudas y preocupaciones innecesarias, que se podrían evitar si las cosas se hicieran bien. Solo queda confiar en el trabajo de García, Armijo y los jugadores que están, lo cuales, estoy seguro, mañana dejarán todo en la cancha para comenzar de buena forma este torneo. Podremos estar muy disminuidos, pero somos Cobreloa, por lo que la ilusión por alcanzar la novena estrella siempre estará. ¡Vamos Cobreloa, contra todos y también contra nosotros mismos (ya saben porqué)!