Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    19.07.2013

    Feria de invierno en Curarrehue

    curarrehue

    En estos días (y hasta el 28 de julio) se está realizando en Curarrehue la Feria de Invierno. En esta muestra se puede conocer, disfrutar y comprar -entre otras cosas- comida típica, artesanías y productos de cosmética natural.

    Curarrehue es uno de esos lugares en donde se conjugaron cosas del destino para hacer algo único. A 37 kilómetros de Pucón, por el  camino internacional hacia el Paso Mahuilmalal, es un pueblito pequeño enclavado a los pies de la cordillera, al costado del río Trancura.

    Es uno de los lugares donde mas he visto arraigada la cultura Mapuche, en particular la Pehuenche. Históricamente el piñón siempre fue su fuente principal de alimento, junto a otros productos de recolección del bosque nativo que rodea el pueblo, variedades de hongos como digüeñes, changles, gargales, chicharrón de cerro, brotes de quila, lleuques y maqui entre otros.

    A esto hay que sumarle la existencia de personas como Anita Epulef y Elisa Cea, que en el ámbito de la gastronomía han podido hacer aportes, avances y rescates impresionantes de la tradición alimentaria del pueblo mapuche. Este conocimiento no es menor, la alimentación para los mapuches es parte integral de su vida de un modo distinto a como lo entendemos hoy en día, la frase que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento acá es cien por ciento verdad. Cada cosa que se come tiene su por qué. Las semillas y tradiciones son traspasadas de generación en generación, las hierbas que se toman, todas tienen propiedades que ayudan al cuerpo, la gran abundancia de verduras, legumbres, quínoa, harina integral y un bajo consumo de carnes la hacen una alimentación sana y equilibrada.

    Curarrehue es un pueblo que lucha por defender sus bosques y su agua, lo hacen de una manera pacifica pero enérgica y constante, porque entienden que su lugar en el mundo es único, que ellos son únicos y que lo van a seguir siendo mientras defiendan su medio ambiente.

    Vale la pena darse una vuelta este invierno por Curarrehue.