Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    08.08.2011

    Problemas con el preservativo y el gran kegel

    -Hola Jessica, soy Silvina y mi consulta es ¿cómo hacer para poner un preservativo y que no sea una situación incómoda? He notado que a veces perjudica la erección de mi eventual pareja.

    RESPUESTA DE JESSICA: Muy interesante tu consulta, Silvina, ya que para muchas el momento del preservativo es todo un tema. Si se lo colocan ellos nosotras no sabemos si es bueno observarlo mientras lo hace. Y si se lo ponemos nosotras corremos el riesgo de perjudicar su erección.

    No sólo nos demoramos, lo hacemos con temor y nos sentimos torpes en ocasiones. Qué dilema, ¿no? Pero querida amiga, llegaste al lugar indicado para empezar a poner en práctica una técnica que te dará excelentes resultados: en primer lugar, debes tener el preservativo listo para usar, en tu mesa de noche; te recomiendo, también, destinar una cajita muy higiénica y fácil de abrir para evitar demoras en la búsqueda. Lo tomas y deslizas con delicadeza el aro hacia abajo unos 2 centímetros, aproximadamente, colocando tu dedo índice en el extremo superior por dentro. Lo llevas hacia tu boca. El aro quedará entre tus labios y dientes, pero evita que se vaya hacia atrás. ¡Cuidado!, la idea no es atragantarse con tu boca (me ha pasado, y si te sucede  te prometo que  te reirás con la anécdota por años).

    Sigues,  lo pones allí, sensualmente, y deslizas el condón hacia abajo lentamente con tus manos, acariciándolo. Los vuelve locos y  le aportaras al sexo otro elemento: el que un condón se transforme en un juguete sexual. Buenísimo, ¿cierto?

    -Jessica, te felicito por los consejos que nos brindas, son muy útiles, y gracias a ellos me decidí a contarte mi problema. Soy Nora, tengo 30 años, estoy con mi tercera pareja y nunca he sentido orgasmos. ¿Tendré lo que llaman frigidez?  ¿Qué me recomiendas hacer para lograr ese esquivo placer?

    RESPUESTA DE JESSICA: Nora,  te estás privando de disfrutar uno de los placeres más lindos de la vida, pero nunca es tarde para comenzar a descubrirlos.

    Este es un tema bastante común en  las reuniones con mis amigas: las mujeres necesitamos más excitación que los hombres para llegar al orgasmo. Lo malo es que nunca experimentaras uno. No significa que seas frígida; de hecho, te daré dos ideas que podrás llevar a la cama.

    Como ya recomendé en otra ocasión: los ejercicios Kegel son una gran ayuda. Esto de contraer y relajar los músculos vaginales se siente bien rico. Por otra parte te recomiendo ayudarte con una exquisita estimulación del clítoris, acariciándolo suavemente con la yema de tus dedos o los de tu galán durante el sexo. Estoy segura, Nora, que si te relajas y dejas que fluya esta técnica llegarás a experimentar los más exquisitos orgasmos. La clave es no obsesionarse.  Y a gozarlo, ¡uy!

     

    El Consultorio Sexual aparece publicado todos los sábados en el suplemento El Rayo del diario La Estrella de Valparaíso.