Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    23.08.2011

    Cómo y con qué tocarse

    -Hola, soy Sergio. Tengo 20 años y aprendo mucho con tus columnas. Aquí va mi pregunta: ¿es malo masturbarse? A veces siento una sensación de culpa después de hacerlo.

    RESPUESTA_DE JESSICA: Sergio, me encanta que me escriban lectores de todas las edades, te lo agradezco. En cuanto a tu preguntas, querido, todas las creencias populares y mitos que giran en torno a la masturbación son falsas.

    Desde mi experiencia personal te cuento que en algún momento de mi vida también me abrumaban sentimientos de culpa después de proporcionarme placer; con el tiempo, sin embargo, empiezas a notar que la mayoría de las personas lo hacen.

    Cuando dejas esos prejuicios de lado y entiendes que muchas veces se trata, simplemente, de una necesidad del ser humano, empiezas a disfrutarlo. No sólo es bueno porque te brinda un mayor conocimiento de tus zonas erógenas, sino que también en un futuro podrás compartirlo con tu pareja, realizando una masturbación recíproca. Si le cuentas a tu chica estos datos que te acabo de entregar seguro ella querrá saber dónde se encuentras sus lugares top erógenos mediante esta técnica. Sergio, las mujeres nos desinhibimos cuando otras cuentan sus anécdotas.

    -Mi nombre es Ximena. A mi pareja le encanta la masturbación y para mí es algo que ya se ha tornado rutinario, ¿cómo lo puedo hacer más entretenido?

    RESPUESTA_DE_JESSICA: qué bueno que lo preguntes, Xime. Tengo una técnica que, si la practicas al pie de la letra, verás cómo vas a lograr darle un placer increíble a tu pareja.

    Se trata de algo que nunca falta en nuestros accesorios femeninos: el conocido “collar de perlas”. Sí , aunque no lo creas esta inocente gargantilla puede convertirse en un exquisito juguete sexual para impresionarlo en la cama.

    Debes llevarlo puesto durante la previa, con el fin de que el adminículo adquiera tu temperatura corporal; cuando estés lista para la acción quítatelas y cúbrelas con una buena capa de alguno de las lubricantes femeninos. Después rodea la intimidad de él con el collar, a continuación entrelaza los dedos y coloca las palmas de tus manos a ambos lados… Desliza las manos hacia arriba y hacia abajo con un movimiento ondulante. Las perlas harán lo demás.

    ¡Qué delicia!

    El Consultorio Sexual aparece publicado todos los sábados en el suplemento El Rayo del diario La Estrella de Valparaíso.