Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    26.09.2011

    Una simple pluma y él es un tanto rudo

    Queridos y sensuales amigos. Les agradezco su confianza ante el éxito de este consultorio sexual. Le pedí a mis amigos de El Rayo que les entregaran un pequeño regalo para las próximas semanas, y consiste en esta nueva y linda foto mía, sobre un sofá que conoce tantos secretos de mi candente intimidad. Chicas y chicos, sigan enviando sus consultas, que tanto bien me hace leerlas y contestarlas. ¡Yeah!, besos…

    Hola Jessi, soy Cristóbal; me gustaría jugar con mi pareja con algún elemento erótico, pero no me gustan los juguetes sexuales. Prefiero algo más romántico para la cama, pero, a su vez, que sea excitante, ¿que me recomiendas?

    Cristóbal, es válido que no te gusten los juguetes sexuales y que prefieras algo más romántico, si ese es tu estilo. Te cuento lo que a mi me parece algo muy romantic style, pero excitante a la vez. Una vez que tú y tu pareja estén totalmente desnudos puedes jugar con una simple pluma (que, previamente, debes comprar en alguna tienda especializada en juegos eróticos).

    Le puedes vendar los ojos, y luego la idea es recorrer todo su cuerpo con la pluma, lentamente, desde sus labios hasta la punta de sus pies, pasando suavemente por todas las curvas de su cuerpo tantas veces como sea necesario, hasta llegar a la excitación total. Oh, ¡sí! Y culminar con el coito. Será una experiencia maravillosa y quedarás como un romántico empedernido. Un verdadero latin lover, papi.

    Soy Ingrid: te escribo porque no sé cómo manejar la fuerza e intensidad de mi pareja en el sexo. Él es muy rudo y a mí me gusta hacerlo más bien de menos a más. Llevamos poco tiempo juntos y no sé cómo decirlo sin ofenderlo, ya que no hay suficiente confianza aún. ¿Me comprendes?

    Querida Ingrid, es cierto que a veces quisiéramos decirles muchas cosas en ese momento, ¡y no sabemos cómo! Es terrible, pero te recomiendo que, en vez de decirlo durante el sexo, se lo digas mientras comparten un cena, yendo al cine o conversando, simplemente, lo que a cada uno le gusta en la cama. Libre y abiertamente, sin tabúes.

    Si sientes que él no se siente cómodo, empieza tú. Cuéntale cómo te gusta hacerlo, de principio a fin; habla pausada y con voz sexy -no falla-, cerca de su oreja. Seguro no llegarán al postre… Una vez en la intimidad dile que sólo se deje llevar. De esta manera verás cómo él no sólo lo gozará. Te estará agradecido y empezará a poner en práctica todo cuánto aprendió de tí.

     

    El Consultorio Sexual aparece publicado todos los sábados en el suplemento El Rayo del diario La Estrella de Valparaíso.