Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    21.11.2011

    Una visita al sexshop y un orgasmo en solitario

    Deseable Jessica. Mi nombre es Isabel y estoy casada hace 20 años. Mi fantasía más erótica es estar con mi marido y con otro hombre. Mi esposo es de mente abierta, pero no le gustan los tríos. ¿Cómo lo hago para sentir ese placer prohibido?

    Isabel, querida, llegaste en el momento indicado para que te recomiende un juguete erótico. Hace algunos días fui de compras a un sexshop para renovar mi colección de juguetes sexuales._Para mí es excitante ir a ese lugar, ya que salgo con unas ganas salvajes de tener sexo.

    Pruébalo tú también, y verás que visitarlos te eleva la líbido a un grado máximo, para luego… ¡uy!, no…, sí… yeah… A parte, te compras un dildo que está ideal para tu situación. Se trata de un juguete doble, pero que, a la vez, se puede usar de manera unitaria porque se separan. Si lo dejas doble lo usarás cuando estés sola.

    Y si lo separas puedes jugar como te parezca con tu pareja porque viene un accesorio de cinturón para que tengas la sensación de un rico trío. Estarás completamente extasiada. Consíguelo y verás que no me equivoco. Lo pasarás divino… Ñam, ñam.

    Me llamo Manuel. Mi inconveniente es que desde mi adolescencia no he logrado tener un orgasmo si no es haciéndolo a través de la masturbación; a pesar de estar con una mujer, necesito recurrir a ese método. ¿Cómo lo puedo hacer para acceder a ese esquivo orgasmo, gozándolo con mi pareja y no en solitario?

    Muy bien, Manuel, si sólo puedes tener tu orgasmo por medio de la masturbación, puede ser por un bloqueo mental que muchas veces nos hacemos tanto mujeres como hombres, por diferentes motivos.

    El más común es aquel miedo que nos acompaña desde la adolescencia: el temor a un embarazo no deseado. Conozco a varias personas que le pasa algo parecido, y me han confesado que es por ese motivo.

    Debe producirse una especie de costumbre que lo hagas con tus manos. Lo que yo te recomiendo es que trates de relajarte cada vez, un poco más, hasta que llegue el día en que tengas un orgasmo libremente, sin siquiera detenerte en ese momento. Te vas a dar cuenta que solo dejarás fluir lo que tu mente y cuerpo sienten.

    Hay que trabajar en ello, pero te aseguro que vale la pena. ¡Se siente muy rico! Y se puede lograr.