Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    05.03.2012

    La fórmula mágica para excitar a un tímido y a una virgen

    Querida Jessica , me llamo María y te cuento que ya te he escrito en otra oportunidad. Tus consejos me han dado excelentes resultados, es por eso que vuelvo a tu consultorio esta vez para hacerte la siguiente pregunta: ¿Sabes tú cómo puedo hacer para sacarle la vergüenza a un hombre cuando me desnudo frente a él? Me pasa eso con mi actual pareja y no logramos tener relaciones sexuales aún.

    Ok, María , por un lado, qué bueno que causes ese efecto ya que debes ser una tremenda mujer. Pero eso, a la vez, provoca lo que puede ser el lado B de la situación: a veces los cohibimos con tantas curvas jeje.

    Pero calma, tengo la solución para ti. Por lo menos, hasta que él se sienta más en confianza, puedes ocupar un babydoll o alguna ropa interior bien sexy, sin llegar a sacarte todo desde el comienzo. Te recomiendo que mientras están en la previa de besos y caricias (Yeaaah), comiences lentamente por sacarte la parte de arriba y dejar para lo último, y con la luz apagada, la parte de abajo.

    Verás que de apoco le quitarás la vergüenza y no necesitarás tanta ropa. Paciencia amiga mía. ¡Yo sé que lo lograrás!

    Hola Jessica. Soy Mariano y estoy angustiado. Mi problema es simple y directo: ¿Qué es lo que más excita a las mujeres (aunque sea sin llegar a la relación sexual)? Lo que pasa es que todavía mi polola no está preparada para el sexo, pero, de todas maneras, me gustaría excitarla mucho. Considero, sin ser soberbio, que mi cuerpo está en buen estado. Tengo un poco de calugas en la guata, no muchas, como cuatro. Pero igual, Jessica, no me explico por qué no tenemos sexo. Ayúdame, por favor, para que mi polola se ponga como loca.

    Muy bien, Mariano,te contaré la pócima mágica. En verdad es lo que me encanta a mí, pero que estoy segura que nos gusta a todas las mujeres. La pócima mágica se conforma de besos suaves en el cuello (nos vuelven locas), caricias en la espalda (nos vuelven locas) y caricias justas en la entrepierna (lo máximo).

    Todas esas cosas juntas nos excitan y hacen que se sienta exquisito. Pruébalo con una música sensual de fondo. Ya me imagino en qué puede terminar esa escena…guau…mmmm.

    El Consultorio Sexual aparece publicado todos los sábados en el suplemento El Rayo del diario La Estrella de Valparaíso.