Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    07.05.2012

    En la cama todas queremos ser una “profesional”

    Todos sabemos a que nos referimos cuando hablamos de la profesión más antigua del mundo. Cuando hablamos de “profesionales”, las mujeres que ejercen la prostitución. Muchas mujeres le hacen el quite al tema por prejuicios, vergüenza o simplemente porque sacan los malos conceptos de ese oficio, en lugar de rescatar lo bueno.

    Sin querer hacer una apología de dicha actividad, sí creo que es necesario recordar la vieja frase que todos hemos escuchado: “la mujer ideal es aquella que se comporta como una dama ante la sociedad, pero que es una perra en la cama”. Queda más que claro, ¿no creen? Aplica esta actitud. No importa si eres conservadora en la vida, te aseguro que tu pareja se pondrá como loca.

    En mi caso, es exactamente a lo que me he dedicado toda la vida. Ojo. No me malinterpreten. Quiero decir que cada año me siento más salvaje y osada en la cama con mi chico y, a la vez, más civilizada en lo cotidiano. Esta misma noche, por ejemplo, jugaré a seducirlo caracterizada como una, digamos, “profesional”. Mi look consistirá en: portaligas, mini ultra mini y fuerte maquillaje. Él me verá y sabrá al instante que será una noche de aquellas.

    Eso sí, creo que si tú, amiga, vas a poner en práctica estas acciones, tienes que tener en cuenta que no todo lo hace una mini ultra mini o un maquillaje intenso. Esos elementos no te harán prostituta por un rato. La clave es liberarte totalmente. Dejar de lado los prejuicios. Meterte en el personaje. Entrenarte. Sólo así logrará el gran sexo inolvidable. Sugiero las siguientes tácticas: ve películas porno durante la tarde. Luego besa a tu hombre, bésalo todo, pero todo…¡sobre todo ahí, donde tú sabes! Besa toda el área con tu lengua disfrutando cada centímetro y mirándolo a los ojos (eso les encanta).

    Luego móntate sobre él, amarrando sus manos a la cama. Y mientras están teniendo sexo muérdete un dedo y pásalo por tus labios…lentamente…tócate toda…sin parar de mirarlo. Recuerda que todo está en la actitud. Y si se va antes, no te asustes. Date por satisfecha. Hiciste bien tu pega. Por un rato casi fuiste una “profesional”.