Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    28.05.2012

    Consejos para hacer pornos caseras

    Después de lo que pasó con la Vale Roth y ese video en que se le vio los cachetes del poto, yo quedé meditabunda. Empecé a reflexionar arduamente acerca de la cuestión de los videos y los potos. Quedé afectada. Me hice preguntas sobre el erotismo de la actualidad. En fin.

    Es que yo creo que es excitante ver películas XXX de vez en cuando. Aunque, no sé, por lo menos a mí me gustan las que giran en torno más a lo erótico que a lo explícito, pero mi pregunta hoy es otra: ¿Qué pasaría si los protagonistas de aquella sagas somos nosotros? ¡Sí! Tú y tu pareja teniendo sexo, el mejor que hayan tenido, el más caliente, el más jugado y osado. Incluso, mientras transcurre la escena, como si supieran que los están grabando, en ocasiones alguno mira de reojo a la cámara como para incentivar al televidente y lograr una especie de invitación pornográfica a la escena.

    Sinceramente, a mí no me llamaba para nada la atención hacer este tipo de cosas. Pero cuando un pololo que tenía me lo pidió, yo dije: ¿Por qué no? Y lo hicimos. Nos grabamos teniendo un sexo en primer plano. Lo más cómico fue que en un comienzo lo único que mirábamos fueron nuestro gestos, detalles de nuestra anatomía, defectos que pudiéramos llegar a tener. Y la meta era mejorar aquí, arreglar allá. Y lo que menos nos sucedió fue lograr excitarnos al vernos dentro de la película.

    Bueno, al cabo del tiempo, empezamos a corregir los detalles. Hicimos dirección de arte de nuestro sexo. Nos grabamos con más profesionalismo. Eran pornos de poco presupuesto. Y el trabajo, el esfuerzo, las horas y horas de sexo en cámara lograron transformarme en lo que soy actualmente: una excelente porno star íntima, jajaja.

    La verdad es que si me piden un consejo, yo se los recomiendo fehacientemente: nada de malo tiene el querer observarse desde otra dimensión, mientras no les cree ningún problema en el futuro. Claro que, para que eso no suceda, y es algo que a mí me ha dado resultado, lo ideal es borrar el pornofilm una vez que ya lo hayan visto. Y entonces nadie tendrá acceso a él.

    Sólo porque los quiero les doy tres tips para lograr un buen cortometraje y no frustrarse en el intento: 1) En primer lugar, no importa en dónde lo hagan, siempre tiene que ser en un lugar privado y es fundamental que haya luz, una luz que no encandile pero que sea bien intensa. 2) No deben exagerar los gemidos o gritos. Traten de hacerlos lo más natural posible, pues pueden acoplar el sonido haciendo de la peli una de terror en lugar de algo sexy. 3) Por último, deben colocar la cámara en un lugar firme y a una distancia adecuada para que ambos estén dentro del cuadro. Lo ideal es comprobar esto grabando un segmento de prueba y luego revisar y así sucesivamente hasta lograr un buen close-up de ambos. Es que de nada servirá grabar una hora de película y, al verla, sólo apreciar una figura extraña que no se sabe si es un pedazo de extraterrestre o algo así.

    La clave es hacerlo con decisión. Si vas a hacer una porno nunca hagas la “Gran Vale Roth”. O sea, nunca te bajes los pantalones y luego salgas arrancando. Eso es una falta de respeto con el televidente (aunque el televidente seas tú misma). Hacer una porno amateur también requiere de seriedad. La micro-porno que hizo Vale Roth, mostrando por un segundo un cuarto de nalga, no es un trabajo serio. Si nos vamos a grabar, pongamos actitud y ganas. Eso es lo que he estado pensando estos días. No me queda más que decir que: Suerte en la actuación. Les deseo una muy buena película. Y…¡Acción!