Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    03.09.2012

    Esta semana no hay sexo

    Así es, mis queridos lectores, he tomado esta decisión por motivos de duelo: este 2 de septiembre se cumple un año de la tragedia en la isla de Juan Fernández en que el accidente aéreo dejó un saldo de 21 víctimas fatales. Al recordar este terrible episodio se nos viene a la mente, de forma automática, aquel ser tan maravilloso que nos acompañaba todas las mañanas: Felipe Camiroaga.

    En el mundo existen distintas culturas en las cuales los duelos se viven de distintas formas. Hay quienes festejan la partida de un ser querido con fiestas, música, comidas; otros simplemente se visten de negro, asisten a la iglesia, le rezan a las almas que han partido, etc. En mi caso vivo mi duelo sin sexo. Simplemente dedicaré esta semana a recordarlo como si aún estuviera haciéndome reír todas las mañanas. Como lo hacía en el matinal porque, si hay algo que es cierto, es que a todas nos enamoraba con su desplante humorístico y su mirada sensual. Todo me gustaba de él. Desde su forma de vestir ese look tan particular, sus gestos, su voz, su físico. Era un auténtico sex-symbol ( aquellos de los que quedan pocos). Fue una gran compañía para todas las mujeres de este país, mamás, hijas, abuelas, todas las que disfrutábamos con su presencia en la televisión. Y, sobre todo, por cómo era con las personas que trabajaban con él, quienes lo recuerdan como un caballero de corazón, generoso y siempre preocupado de ayudar a quienes más lo necesitaban. En fin, no sé si a ustedes les pasa lo mismo que a mí, pero aun me cuesta asumir que ya no está.

    Prefiero recordarlo con alegría junto a todas las mujeres que quieran compartir este sentimiento. Estoy segura de que esté donde esté, le encantaría que así fuera, inclusive ponerle una cuota de humor picaresco a las anécdotas de su paso por este mundo. Su sencillez, su calidad humana y la voluntad de ayudar al prójimo es el legado que nos dejó. Es por eso que esta semana me dedicaré a juntar todas esas energías que se gastan en el sexo y ponerlas en alguna obra benéfica en honor al Halcón de Chicureo. Las invito también a ustedes, queridas amigas, a ponerlo en práctica. Estoy segura que les reconfortará el alma y sentirán su presencia. Luego, una vez que vuelvan a tener sexo, será más maravilloso aún. Y haberlo dejado de lado por una buena causa te hará acumular más ganas para que estés, incluso, más fogosa a la hora de retomar el ring. Por Felipe, entonces, bienvenidas a la abstinencia sexual por una semana.