Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    22.10.2012

    Quiero una gran herramienta

    Debate antiguo: ¿Importa reamente el tamaño? Lo típico es responder esto: No importa, lo que importa son los sentimientos hacia el otro. O esto: No importa el tamaño, importa que el hombre sepa usar lo que tiene. Señoras, eso es machismo. Es defender el trauma de los hombres. Basta. Pongámonos serias.

    Rompamos paradigmas. Digamos la verdad.

    El tamaño importa. Y mucho.

    Una vez, en Argentina, conocí a un stripper, o sea, un hombre que baila en pelotas. El tipo y yo nos flechamos a primera vista y comenzamos a tener algo así como un pololeo. Lo cierto es que lo que más me había impresionado de él era el enorme bulto que se marcaba en su diminuto short blanco. Yo, hasta ese momento, no había conocido bultos así. Quería probarlo. Quería sacarme la curiosidad. Seamos sinceras, señoras y señoritas, quién no ha soñado alguna vez con esas dimensiones descuadradas de hombres superdotados. En fin, el punto es que al llegar a la cama y empezar a hacer lo que se tiene que hacer, me di cuenta que no era l que yo esperaba. Se sentía raro. Era como una gran goma de mascar, pero sin consistencia. No era algo rígido que me proporcionara placer, sino todo lo contrario: lo que yo quería era terminar rápido con el asunto. En un momento pensé que los nervios lo habían traicionado. Su blandura, digamos, era histeria. Le di otra oportunidad. Y pasó lo mismo. No me aguanté y le pregunté por qué no conseguía una buena erección y él me dijo que al ser su herramienta tan grande necesitaba una gran irrigación sanguínea que le permitiera llenarlo todo y obtener así el adecuado estado de dureza. No siempre le sucedía.

    Con esto descubrí que no todos los superdotados son excelentes amantes. Por otra parte, también he estado con hombres poco dotados, aquellos de los que hay que mirarlos con una lupa y, aun así, se ve poco y nada. Pero, aunque así fuera, por qué no iba a darle una oportunidad si al final yo también llegué a creer alguna vez que el tamaño no era lo más importante. Así es que me decidí y lo hicimos. Bueno, en realidad, no hicimos nada…¡en serio! NADA. No se pudo. La verdad es que no me hacía ni cosquillas. Una relación así, por mucho cariño que existiese, no duraría mucho. Por lo menos no siéndole fiel, jajaja.
    Entonces comprendí que la famosa frase “el tamaño no importa” no es más que un eufemismo para ocultar aquello que es tan importante como tener una herramienta digna, capaz de provocar placer, por lo tanto lo mejor será buscarse el tamaño ideal para cada una. Pequeño, mediano, grande, eso dependerá de tus sensores de placer algo que tienes que comprobar tu misma. Con esto no quiero imponer una medida de herramienta estándar para dejar afuera a los que no entren en este rango, simplemente se trata de buscar “la horma de tu zapato”.