Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    08.01.2014

    Reflexiones sobre el Dakar: ¡Quiero hacerlo sobre una moto!

    chalecolopez

    Upa. Me doy cuenta que tengo una pifia como gurú sexual. La verdad es que yo pensaba que pocos lugares me faltaban para llevar a cabo mis experiencias y resulta que me equivoqué: me di cuenta el otro día, en un asado en que todos me hacían preguntas eróticas, que, a propósito del Rally Dakar, tengo un vacío en la materia. Nunca he tenido relaciones sexuales arriba de una moto.

    Es raro viniendo de mí, pero lo cierto es que ni siquiera se me había pasado por la cabeza. En realidad, siempre me han dado un poco de miedo las motos, debe ser por la velocidad que levantan. Me da como vértigo, no sé, se me aprieta la guata.

    Pero, pensándolo bien, debe ser excitante. Imaginen estar con el Chaleco López, por ejemplo, en plena carrera, tomándolo por atrás, besando su cuello de aventurero, rozando sus carnes bien apretaditas. De seguro una no se sentiría insegura o aterrada. Yo, al menos, me excitaría. Llámenme loca o ninfómana descontrolada, pero lo haría feliz. Es que yo tuve la oportunidad de conocerlo y les puedo asegurar que es un tipo divino. Cuando lo abracé como una loba para tomarme una foto, no sólo asintió contento, sino que además sentí como un apretón de hombre alfa en la cintura. Y, claro, lo encontré sensual.

    A pesar de las secuelas que le han dejado los porrazos, está estupendo y es muy simpático. Mino total. Y, uf, imagínense ir por el desierto atada a ese semental. Un éxtasis seguro. Placer animal en bruto. La mezcla perfecta para los rayados: moto a mil por hora, en un desierto rodeado de nada y sexo en dos ruedas.¡Me prendí, chiquillas!
    Bueno, pero siguiendo con nuestra fantasía motoquera, estaría bueno hacer la prueba y tener tu polvo fierrero. No sé sinceramente cómo cuernos nos podríamos acomodar, pero les aseguro que estaría divertido. Me imagino, por ejemplo, patita para un lado, patita para el otro, y dale que te dale.

    La otra pose que me parece más caliente aún sería las dos patitas al hombro, que él te tome de la cintura y te mantenga en el aire realizando movimientos circulares. Con penetración a la vez, por supuesto. Esta pose me parece la más sabrosa y audaz, ya que no sólo te estimulas follando, sino también estimulas tu clítoris con la pelvis del campeón. Y, es hora que lo sepan, es justo allí donde muchas mujeres tenemos nuestro punto G. Y por lo general con una penetración simple este punto no se logra excitar. De manera que estoy clarita que sí disfrutaremos mucho esta postura encima de la moto. Incluso compitiendo en un rally.

    Así que, ya lo saben chiquillas, ojo con este Dakar. Ojo con todos esos pilotos buenmozos. Yo, desde ya, buscaré la fórmula para ponerlo en práctica y luego les cuento cómo me fue. Piénsenlo. Es hora de cumplir todas las fantasías que a una se le pasa por la cabeza. Y en este verano súper caliente, es el momento de estrenar la moto sexual.