Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    21.01.2014

    Un receso sexual

    jessica

    Luego de haber recorrido varias anécdotas sexuales junto a los lectores de El Rayo, lugar en que ya hemos disfrutado de sabrosas historias y entretenidos juegos eróticos, llegó la hora de hacer una pausa veraniega. Un momento para volver a pensar la sexualidad candente. Nuestra columna, sí, tendrá un receso por un tiempo.

    Todo en la vida merece descanso, incluso las anécdotas sexuales. Hasta la gente caliente, a veces se tiene que enfriar un rato para volver a calentarse. Y nosotros, digo, ustedes y yo, porque mi literatura sexual la hacemos todos juntos, hemos tenido un largo recorrido. Hemos pasado por todas las aventuras posibles. Les he hablado de todos los tipos de sexo. Obvio que alguno se me puede escapar. Obvio que tampoco lo sé todo. Obvio que me queda mucha cama por recorrer. Pero hice lo que pude. Toqué los temas entretenidos que debía tocar. También relaté aventuras y, se podría decir con todas sus letras, varias veces me saqué la ropa en la página 7.

    No se preocupen, chiquillos, yo estaré siempre trabajando con ustedes. Si no es escribiendo, será en lo otro. Jajaja.

    Como sea, seguiré recopilando las más ardientes y fogosas situaciones eróticas para archivarlas, hacer un recuento y volver con todo el power en una próxima etapa sexual que seguramente nos encontrará más espectaculares, distendidos y, sobre todo, relajados para seguir motivándonos mutuamente.

    No se olviden que también necesitaré de ustedes para que me cuenten sus anécdotas veraniegas. Porque esto del sexo es más rico cuando conversamos e intercambiamos opiniones, ¿no creen?

    Pues bien, entonces para despedirme les pediré dos cosas: en primer lugar, recordarles la tarea para la casa. Que tengan en cuenta lo que antes mencionaba, esto de archivar todo, ojalá anotando las calientes experiencias veraniegas y luego contármelas en el blog.

    Por otra parte, también me gustaría que recurran a las anteriores columnas que hemos publicado durante estos años que nos llevamos sexualizando. Y cada vez que les sea necesario, analicen todo. Pues nunca está de más revisar antiguos consejitos que de repente podremos implementar en la actualidad.

    Les deseo un maravilloso año sexual a todos. Que se enciendan nuestras pasiones y que todos los días nos dediquemos, aunque sea unos minutos, a motivar nuestro líbido para que no vaya en decadencia.

    El sexo forma parte de nuestros días y es para toda la vida así es que dediquémosle tiempo.

    Cariños a todos los que me siguen desde siempre. Y recuerden: la vida es hoy. Nos leemos pronto.