Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    10.07.2012

    #Centralismo

    En el pasado las hicimos todas… nuestros ancestros mapuches detuvieron a los españoles en la ribera norte del río Bio Bío, en el siglo XVI fuimos sede de la Real Audiencia de Chile, tuvimos el Banco Concepción, en los 70’s nos caracterizamos por ser la cuna de movimientos políticos y transgresores (buenos o malos, pero lo fueron), desde inicios del siglo XX fuimos la región industrial, primer puerto… y mucho más.

    El centralismo está el ADN de los penquistas. Criticamos el centralismo, pero gran parte de la oferta de servicios públicos y privados, universidades, comercio, medios, por ejemplo, se encuentran radicados en Concepción. Desde otras provincias del Bio Bío también nos ven como centralistas a quienes estamos en esta ciudad.

    Bueno, algunos dirán que acá se concentra la mayor parte de la población de la región. Verdad… y lo mismo pasa si nos comparamos con la Región Metropolitana. Fin de la discusión sobre el centralismo.

    Prefiero hablar de regionalismo y de cómo somos capaces de crear una identidad propia… la que perdimos hace muchos años. ¿Las causas?… las desconozco.

    En todo caso, ¿cuánto puede servir que elijamos localmente a nuestros representantes?, lo que ha sido el caballito de batalla de muchos regionalistas durante años. De nada… porque el centralismo lo tenemos en la cabeza.

    No se trata de andar mendigando recursos a nivel central, sino de cómo aprovechamos los que tenemos y los dirigimos donde pueda crearse valor. También de cómo levantamos nuevos liderazgos y re-creamos una nueva identidad. Estamos llenos de antiguos estandartes con modelos añejos que no permiten dar tiraje a nuevas generaciones, ideas, iniciativas, inquietudes y prioridades.

    Respeto los años y la experiencia de muchos (de verdad), pero valoraría mucho más que se generen espacios para permitir la renovación y surgimiento de nuevos líderes. A propósito… me causa gracia escuchar hablar de nuevas generaciones… estas nuevas generaciones están identificadas como la mía, llena de cuarentones.

    Aquí no valen las marchas ni manifestaciones mediáticas. Los invito a reflexionar, compartir, reunir ideas, levantar nuevos liderazgos… a sentarse en un cafecito, caminar por el parque, conversar, re-pensar y re-descubrir nuestra identidad. Juntémonos, para esto tengo tiempo y ganas.

    Cómo queremos ser, cómo queremos vernos y cómo queremos que nos reconozcan. ¿No habrán partido de la misma manera esas antiguas generaciones?