Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    11.09.2012

    #EleccionesReality

    Estas elecciones municipales son como un Reality, pero sin libreto, donde cualquier cosa puede pasar. Demasiados factores se conjugan: nuevas caras, antiguos candidatos recargados, los candidatos de siempre, voto voluntario, clase política desprestigiada, protagonismo de movimientos sociales, inscripción voluntaria y mucho más. Cada comuna vivirá su propio realidad.
    Haré una breve reflexión (evidentemente muy personal) sobre las elecciones municipales que se avecinan en octubre.
    Tenemos un variopinto espectro de candidatos a Alcaldes y Concejales: están los que piden una nueva oportunidad (los viejos cracks) y los que entran a estas lides como primerizos (los novatos). Dentro de las estrategias más usadas (y disímiles) están:

    Hacer promesas electorales… que saben no podrán cumplir
    Usar las redes sociales como si les garantizara éxito… recuerden lo que pasó a Belollio en Las Condes, sobre lo cual ya escribí #twitterdemocracia
    Dejando los pies en la calle… lo que sirve para ciertos estratos
    Apoderándose del alumbrado público… lo que entiendo está penado
    Haciendo caravanas… lo que me parece muy pasado de moda, casi como los cacerolazos
    Rayando muros… muchos de ellos saliendo solos en las noches
    Tratando de colgarse de figuras nacionales mediáticas… con cuanta visita viene por estos lares
    Y obvio… el típico cafecito de fin de semana en lugares para todos conocidos… y con foto para el diario.

    Ahora viene la parte más sabrosa, lo que veremos en las próximas semanas y que obviamente en los medios tendrá más cobertura que sus promesas electorales: sacar los trapitos al sol… que le pegó a la señora, le dio un subsidio a la prima, chocó y se arrancó, hizo mal uso de fondos públicos, tiene una demanda, que cuando estuvo dejó la embarrada, etc…

    Hay otro espectro de protagonistas que merecen incluso un análisis detallado (en una de esas me animo a comentar en las próximas semanas), los políticos que patrocinan a candidatos. Básicamente estos candidatos municipales (que hacen manda para que salgan electos), serán la base en el apoyo de las candidaturas a diputados y senadores. Y en este sentido, hemos visto una variación: candidatos apoyados por futuros candidatos y no por coaliciones… Mmmm…

    Como si su imagen vendiera… según la encuesta Adimark (agosto 2012) la Concertación tiene un 74% de desaprobación en el desarrollo de su labor y la Coalición un 64%… pero van en la foto con los candidatos. Su imagen realmente suma… o resta???

    Y aquí venimos nosotros, los electores que no queremos votar por caras viejas y no confiamos en las caras nuevas. Por otra parte, no estamos dispuestos a ser candidatos, pero criticamos a los viejos cracks porque se repiten el plato y no hay renovación de figuras y criticamos los novatos porque no los conocemos y no tienen experiencia política.

    Sigamos echando carbón… el llamado a funa en las elecciones por parte de algunos grupos organizados me parece de una irresponsabilidad extrema. Grupos organizados llamando a no votar… y la institucionalidad se nos fue a las pailas. Si queremos ser críticos y exigir a nuestras autoridades (en el ámbito que a cada uno le parezca pertinente), creo que al menos hay que ir a votar y cumplir con este deber cívico.

    Si hacemos un upgrade, luego vienen las elecciones presidenciales y de algo sí estoy convencida: no puede un sector definir su candidato presidencial si por otro lado hay una precandidata no asumida y ausente (hasta donde tengo conocimiento ni siquiera ha aceptado tamaña responsabilidad)… al final terminaría enfrentándose a sus escuderos que veneran y enaltecen la figura… que no son pocos y pueden generar un desgaste enorme a la figura de cualquier conglomerado.

    Y aunque NO de la idea de que “todo tiempo pasado fue mejor”, recuerdo la época universitaria en que tuve la oportunidad de ser Vocal de Bienestarde la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción (FEC) a mediados de los 90’s. Época grandes diferencias políticas, con una variación: a pesar de todo, era posible trabajar por intereses superiores en favor de las instituciones a las que pertenecíamos… los fines personales y políticos quedaban en un plano inferior, porque todos queríamos trabajar en favor de los estudiantes de nuestra universidad. Y así lo hicimos, sin color político y con la colaboración de las autoridades de nuestra casa de estudios.

    ¿Qué va a pasar en estas elecciones?… no lo sé y aquel que se crea pitoniso, seguro se manda una buena caída.

    Sigamos observando el Reality… ¿alguien quiere hacer una apuesta?