Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    07.05.2013

    El duelo de goleadores lo ganó el juego en equipo de Antofagasta

    Antes del partido frente a Audax Italiano se habló mucho de un duelo entre goleadores. Por el lado “Puma” estaba Javier Elizondo, con 11 goles en el torneo, y por el lado “Tano” se encontraba Sebastián Saez, con 12 conquistas en igual lapso de tiempo. Pese a eso, el duelo entre goleadores tuvo un ganador y no fue ninguno de los jugadores, sino que el club completo del CDA.

    Antofagasta siempre se revoluciona cuando el equipo juega. Algunas veces más, otras menos. Pero siempre las camisetas albicelestes repletan las calles céntricas de la ciudad.

    El ánimo de la hinchada estaba por las nubes luego de humillar a la Universidad de Chile por 4-2 y que el “CDA, CDA, CDA” se escuchara más fuerte que cualquiera hincha azul en el estadio.

    El equipo capitalino venía con la “joyita” del campeonato, el goleador Sebastián Saez (12 goles), quien amenazaba las ansias ganadoras de los pumas, pero Antofagasta también tenía su baluarte, el argentino Javier Elizondo (11 goles), el cual la hinchada no considera un jugador excluyente y que podría ser la carta de gol de los pumas. Pero la estrella del club es el equipo mismo y así se demostró en la cancha.

    En lo que respecta al partido mismo, tanto santiaguinos como antofagastinos se jugaron su opción desde el primer minuto, lo que se vio entonces fue en un partido de ida y vuelta desde los primeros minutos. Por fue el CDA fue el que desniveló el marcador a su favor cuando Eirc Pino -a los 12 minutos- aprovechó un error del meta Alejandro “Oso” Sanchez y decretó el 1-0 para los pumas.

    Después de esto Antofagasta mantuvo el control del partido y la palabra clave fue “calma”. Porque cuando un balón se iba desviado por poco había “calma”; cuando se llegaba tarde a un balón había “calma”; cuando se recibían algunas caricias del rival había “calma”…  porque los Pumas saben que quien conserva la calma domina el tiempo.

    Elizondo jugó un partido correcto, el goleador jugó con el equipo y no el equipo para él. Así el CDA demostró que puede jugar de forma ordenada y esquematizada, no descuidando ninguna parte de la cancha y manteniendo la ventaja.

    Al final, el jugador del partido fue el CDA, el club entero. Porque ese día Antofagasta se demostró a si mismo, y a Chile entero, que no hace falta perder la calma para ganar. Ese día el CDA tuvo una tranquilidad felina y eso fue lo que dio la victoria, el trabajo en equipo, no el trabajo del goleador. Porque el CDA somos todos.