Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    23.10.2013

    Antofagasta quedó knock out

    huerta
    (Por La Bandita Puma)

    La consigna no era otra que ganar. Luego del paupérrimo partido jugado en la fecha anterior ante Universidad de Concepción no había espacio para algo peor, dado que el empate agónico ante los del campanil fue por lejos el partido más aburrido y carente de fútbol del año; incluso peor que en el bochorno sufrido en Santa Laura ante la U. En el otro rincón estaba Rangers, un equipo que venía golpeado luego de no ganar hacía seis partidos y de haber recibido una boleta onerosa en su último encuentro de manos de la UC. Pero el CDA nunca deja de sorprendernos, y en esta caída en picada podía ocurrir lo impensado, que era jugar aún peor que en dicho encuentro. Y es que lo que presenciamos el pasado domingo 20 quedó en la historia como uno de los peores partidos jamás visto en el Regional.

    Nos hizo recordar aquellas peleas en las que se preparaba Martín Vargas cuando ya con avanzados años, volvió a boxear en los 90. Peleó con puros paquetes que se subían al ring con los brazos abajo y que sólo debían cobrar tras hacer al menos dos rounds. Lógicamente, Vargas ganaba haciendo poco y finalmente las disputas terminaron siendo un bodrio, con el rival de turno en la lona y el triunfador en andas con los brazos en alto. Acá pasó lo mismo, pero lo malo es que al CDA no le alcanzó para ser Martín en esta infame comparación, casi tan mala como el partido. Es que el elenco dirigido por el cuestionado e insultado Gustavo Huerta, entró al cuadrilátero de Avenida Angamos con los brazos colgando, sin ánimo de dar batalla y con movimientos pobres dentro del terreno. El contrincante no lo hacía tan distinto tampoco, pero al menos mostraba ganas y orden a la hora de intentar dar un golpe. Fatura Broun tuvo que salir a salvar a sus compañeros en más de una oportunidad, pero no las puede hacer todas. Una salida rápida pilla paveando en la marca a Pulgar, un rojinegro remata con libertad, la pelota queda picando en el corazón del área, donde Mauricio “Hormona” Gómez define como mandan los manuales, para poner el balde de agua fría al filo del primer tiempo. Luego de eso, habían dos opciones: o servía para que despertemos, o realmente era el principio del fin. Ya sabemos cuál de las alternativas triunfó.

    El cuestionado Huerta mandó a la cancha a dos hombres que, se supone, iban a cambiarle el rostro al equipo, casi como crema cicatrizante para el boxeador golpeado. Kevin Harbottle y el argentino Juan Maldonado volvieron directo de camarines al césped, pero el CDA siguió igual o peor. Harbottle flojo con y sin balón, con pocas ganas y totalmente opaco. Lejos de aquel Kevin que brillara por allá en 2008 cuando pintaba para futuro crack del fútbol nacional. Una pérdida de balón de “El Kevin” en medioterreno permitió un contragolpe voraz de Fabián Bordagaray, quien recorrió 25 metros libres antes de enfrentar a Broun, que mucho no pudo hacer para evitar la segunda caída de su valla, con lo cual el CDA empezaría a desangrarse. Aún no se cumplían dos tercios de partido y el panorama ya estaba de un negro irreversible, contra las cuerdas e incuestionablemente a punto de ser knockeados. No se puede dejar de mencionar el escaso nivel físico en que se vio a los once pumas que estaban en el césped.

    Cansancio, poca fuerza y escasa velocidad, factores que no sólo se vieron en este partido, sino que ya hace un par de campeonatos que les viene jugando en contra de su rendimiento. Los siguientes 30 minutos del round serían de total y absoluto dominio visitante, en donde incluso pudo estirar las cifras tras sendos disparos en los postes y un balón que sacaron de la línea. Los cánticos de “Huerta ya se va” se hicieron ensordecedores a pesar de que eran solo escasos 2.000 fieles espectadores que se dieron cita a ver el lamentable espectáculo que daban sus jugadores.

    El final del partido sólo estuvo marcado por los insultos proferidos desde una parte de la fanaticada Puma en contra del cuerpo técnico, también por la defensa corporativa de algunos históricos del club tales como Carlos Escudero, Luis Godoy y Eric Pino; quienes defendían lo indefendible ante su gente, ya que a la vista de todos, se habían visto los peores 90 minutos en mucho tiempo en el remozado Calvo y Bascuñán. Cuando los hinchas ya se dirigían a sus hogares, el rumor de que los cuatro integrantes de la Dirección Técnica del CDA habrían renunciado a seguir en la institución se hizo cada vez más fuerte, e incluso circuló la noticia de que el presidente del club, Osciel Guzmán, también habría dejado su cargo. Pero fue el mismo Guzmán que se encargó de desmentir ambos rumores en exclusivo contacto con el programa semanal de “La Bandita Puma” del día domingo, en donde destacó que él seguía como mandamás del CDA al menos hasta fin de diciembre, y que Gustavo Huerta no habló en ningún momento con él, y de haber noticias, sería en avanzadas horas de la noche, luego de una conversación telefónica que tendría Osciel con el dueño del club, Jorge Sánchez. Sin embargo, en su opinión, creía que Huerta no sería capaz de sacarle “más trote” al equipo. Finalmente, no hubo novedades dada la alta cláusula de rescisión de contrato –cercana a los 90 millones de pesos- y todo seguiría igual que antes, y de no mediar una renuncia del profesor Gustavo Huerta y su staff, el ex Cobreloa y U de Chile seguiría en el mando técnico del equipo más lindo del mundo.

    La fanaticada está en ascuas y desesperada de al menos tener buenos resultados, y ya la paciencia se les colmó al ver a un peleador con los brazos abajo siendo humillado y knock out en su propia casa. A ver cómo nos va ante Palestino. Como diría Fito Páez, es sólo una cuestión de actitud.