Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    06.02.2015

    Al parecer no es MacGyver

    mota
    (Por La Bandita Puma)

    Cuando se anunció la contratación de José Cantillana para la banca de Antofagasta, no podíamos dejar pasar el parecido del entrenador con el protagonista de la serie de acción MacGyver. Pero la duda de los hinchas pumas era la siguiente: ¿Será igual de ingenioso Cantillana?

    Recordemos un poco a MacGyver, era un agente especial que se caracterizaba por ingeniársela con muy poco para hacer grandes armas y poder cumplir sus siempre complicadas misiones. Cantillana por su parte, tiene un plantel totalmente disminuido, que para colmo, pierde a su máxima figura en la intertemporada, hablo de Javier Elizondo. Encima de eso su misión no es nada fácil, salvar a Deportes Antofagasta del descenso.

    Tras los 5 primeros partidos, 7 dirigidos por el Tigre, contando Copa Chile, la producción es bastante pobre y muy lejos se ve salvar la categoría. Nadie dijo que sería fácil, pero tampoco se esperaban los papelones que hemos visto.

    El debut no era fácil, frente a una renovada UC, en Coquimbo. Derrota por 2-3, muchas dudas quedaron, pero tan descabellado no era pensar que la UC podría ganar.

    Posteriormente sería Audax el rival y se rescataría al menos un empate. Partido donde el CDA tuvo un arranque con mucha presión y aprovechó los espacios para ponerse en ventaja, lamentablemente el físico le juega en contra y termina cediendo ante la presión local.

    Entre semana se juega Copa Chile, empate con Palestino, gracias una buena actuación de Aurrecochea. Poco y nada mostró el Puma, Palestino dominó y fue ampliamente superior.

    Papelón Nº1: Se anunciaba como un partido de 6 puntos, quizás más, el rival era Calera, rival directo en la lucha por el descenso, el CDA como local logra ponerse 2-0 en la primera media hora, pero Jean Paul Pineda lo empata antes de que termine el primer tiempo. Antes de los 70 minutos, Calera se había puesto 2-4 arriba y el silente público que había viajado a Mejillones no se explicaba lo que pasaba. El descuento de Antofagasta cuando se iba el partido quedaba para la anécdota, ya empezaban a escucharse algunos tímidos “que se vaya Cantillana”.

    Papelón Nº2: Partido de vuelta, semifinales de Copa Chile, Palestino 5 Antofagasta 1. Falló todo, no hay mucho que explicar con ese resultado, ¿o si?

    Tras la semana de receso por el amistoso, algo corneta, de Chile vs EEUU, el rival que se veía en el horizonte de los albicelestes era nada más y nada menos que el actual campeón del futbol nacional, Universidad de Chile. El pesimismo reinaba entre los antofagastinos, pero siempre algo de esperanza quedaba, esperando dar la sorpresa, y vaya que sorpresa, con un esquema muy conservador, cediéndole el protagonismo a los azules, el Puma rugió con todo en el Nacional y se llevó los 3 puntos, tras una notable actuación de 3 canteranos, Marcos Bolados, Ronald González y Luis Cabrera, los anotadores en el primer triunfo del año. Buen planteamiento por parte de Cantillana, que supo arropar al equipo y aprovechar los espacios que dejaban los laicos en defensa.

    Sorpresa, para mí sí pues el equipo no había mostrado buen fútbol y terminó haciendo un partido perfecto, devolviendo la confianza al club, a los jugadores y a los hinchas, a pesar de que seguíamos en zona de descenso.

    Papelón Nº3: Poco duró la alegría porque este miércoles, 4 días después de la hazaña en Santiago, el rival era San Marcos de Arica, otro rival directo en la lucha por no descender. Arica hizo lo mismo que el CDA frente a la U, se replegó y le cedió el protagonismo al local. El resultado fueron 2 contras que mataron al Puma y lo dejaron sin respuestas, los “chao Cantillana” ahora se escuchaban más fuertes, 0 de 9 puntos posibles como local, los 4 puntos se lograron de visita. Quizás que pasa frente a Iquique este sábado.

    Tras el partido con Arica “MacGyver” Cantillana puso su cargo a disposición de la dirigencia, pero si siente que las cosas no andan, ¿por qué simplemente no renuncia?