Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    10.05.2013

    Despidiendo el torneo

    Este domingo nuestro León de Collao se despide de este torneo de transición de la Primera B 2013 frente al Cuadro de Curicó Unido, estando los Lilas fuera de la competencia por el ascenso y los Torteros clasificados al cuadrangular final.

    Más que hablar de un partido sin trascendencia en lo competitivo, siempre es bueno despedirse con una victoria. Pero ya es momento de comenzar a sacar las conclusiones de la presente campaña.

    Este año se formó un plantel a pedido del señor Mariani, siendo los “refuerzos” en su mayoría ex jugadores del Coquimbo del año pasado y otros con alguna conexión con el veterano DT.

    Sin desmerecer el aporte de algunos como De Porras, Castillo y quizás la segunda parte de campeonato de Domínguez, otros en cambio tuvieron más que un discreto cometido.

    ¿Tenía el plantel 2013 la suficiente capacidad y jerarquía para el desafío del ascenso? A mi parecer no. Basta con el hecho de que se preferió traer a los otros delanteros del Coquimbo 2012 en vez de haber hecho el esfuerzo de traer a Mario Pieranni  o quizás otro nueve de mayor categoría.

    Hace tiempo no tenemos un 10 de categoría.  Edgard Melo fuera de toda broma, no tuvo ni la suficiente capacidad  técnica ni física para echarse al hombro la creación de un cuadro lila que tampoco tuvo en Javier Vatter un agente ofensivo de importancia en el medio campo. Así, el equipo -hasta la llegada de Víctor Merello- nunca logró mostrar nada más que ratos de buen fútbol y poca entrega.

    Si bien la llegada del ex DT de Naval, sumado a la vuelta a las canchas de Salom, nos devolvió ciertas esperanzas de pelear el ascenso, no se pudo contra la UdeC y tampoco ocurrió el milagro contra Naval, dejándonos fuera de carrera.  Pero independiente de lo mal que se reforzó este Deportes Concepción 2013, incluida la contratación de Mariani como DT, los culpables de fondo de este nuevo fracaso son los directores de la concesionaria que lleva las riendas de los destinos del club.

    Sin desmerecer la inversión en infraestructura en Nonguén, es incomprensible y desafortunado el actuar del directorio de FGC SADP en el ámbito deportivo, ya que en reiteradas ocasiones han dejado entredicho que no se ha hecho lo posible para lograr el ascenso y que los negocios anexos están por sobre lo netamente futbolístico.

    Declaraciones como “que el fútbol no genera ganancias” o “para aspirar a subir, hay que invertir”, nos indican que no se ha hecho lo suficiente para lograr el ascenso. En cambio, para crear negocios alrededor de los campos deportivos, como centros de eventos y restaurantes, no existen al parecer problemas de recursos.

    Es momento de que la concesionaria revise seriamente su tabla de navegación. Es necesario que se invierta y planifique bien el próximo torneo, dejando de lado las apuestas, manteniendo una base de los buenos jugadores de este campeonato y trayendo a verdaderos refuerzos, siendo fundamental, a mi parecer, la permanencia de Víctor Merello en la banca lila, porque es un conocedor del fútbol de ascenso y porque demostró mucho más que Mariani en un par de partidos. Es hora también de dejar de jugar con la ilusión de una hinchada, que ve cómo por primera vez en la historia del club permanece por cinco años en la segunda categoría del futbol profesional chileno, pero que aunque todo esté perdido por este campeonato, dirá presente nuevamente el domingo en el estadio.  Pero tengan algo claro señores de FGC SADP, deben enmendar el rumbo en el próximo torneo, ya que la paciencia se agota y no sería raro ver ,ante un nuevo fracaso, molestia generalizada y a una hinchada organizada manifestándose en contra de una concesionaria que no cumple, tal como pasó hace algunos años atrás.