Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    29.06.2013

    El adiós al jugador más simbólico del mundo

    haroldo peña

    Cuando llegué a Concepción, como se deben imaginar, no sabía mucho del Conce ni menos de su máximo referente e ídolo.  De hecho, lo conocí recién radicado en la ciudad sin siquiera saber quién era.

    Era recurrente encontrarnos con un caballero muy alto cuando paseábamos con mi abuelo y  los oía conversar sobre la familia y cosas cotidianas. Una vez le pregunté de dónde lo conocía y me dijo que era de Los Andes igual que él (y gran parte de mi familia) y me dijo la frase con la cual me dejaría más que claro quién era… “Es el León de Collao”. Nunca más se me olvidaría quien era Don Haroldo Peña y lo que representaba para Deportes Concepción.

    Don Haroldo llego al Club a los 17 años y  fue miembro del plantel que participó por primera vez en la Primera División.

    Haroldo Peña nació en Los Andes y jugo en Trasandino, Naval y en el cuadro Lila; nada más. Se retiró joven según él, porque después de dejar Deportes Concepción, no sintió lo mismo por el fútbol nunca más.

    Haroldo Peña fue apodado el “León de Collao”, debido a su aguerrida forma de jugar. Fue el periodista de Concepción, Luis García el que le puso así durante la campaña de 1967, donde durante un partido escribió sobre don Haroldo que era un león defendiendo. Desde ese día ese apodo y espíritu lo acompañarían hasta el día de hoy -que falleció-; y lo transformarían en el sello y espíritu de ese plantel de 1967 y de los venideros.

    Desde entonces somos Leones todos. La lucha y entrega es el sello de Deportes Concepción. Cuando un jugador no moja la camiseta y ni da el máximo de si defendiendo los colores, se nota de inmediato que no responde a este espíritu.

    El concepto de “Leones” es tan poderoso que ha sido copiado a lo largo de la historia del futbol chileno, pero esas copias nacen de la nada, no tienen fundamentos ni históricos ni reales.

    Después  del nulo apoyo de la municipalidad al equipo más representativo de la ciudad, el club hace el gesto más importante quizás, a un jugador de fútbol en el mundo. El emblema de nuestro club pasaría de ser el escudo de la ciudad a tener un León en representación del espíritu de Don Haroldo. Desde ese día y para siempre, todos los hinchas lilas y los jugadores pasamos a llevar un León en nuestro corazón y ese gesto se hace más potente con su partida. Al mirar nuestro pecho cada domingo en el tablón o en campo de juego, debemos saber que hubo un hombre que con su fuerza, garra y corazón nos dio la identidad que nos llena de orgullo.

    Ruja desde el cielo don Harold, gracias por su amabilidad siempre que lo saludaba, gracias por el amor a los colores y por su entrega, porque su espíritu nos hace sentirnos Leones con todo orgullo.

    Hasta siempre…

    Haroldo Peña. “El León de Collao”