Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    08.04.2015

    Volveremos a Collao

    conce curico

    Cada vez que paso por el estadio Collao y veo sus avances, no dejo de pensar en nuestro primer partido en nuestra remozada cancha: lo veo lleno, todo teñido de Lila con un equipo competitivo en cancha, lo imagino como el primer paso para volver a Primera y despertar de este mal sueño.

    Pero ante este nuevo escenario es importante hacer memoria respecto a cómo han sido estos casi 20 meses, desde ese último partido jugado en Collao el 19 de agosto de 2013, contra Naval (triunfo 2×0), haciendo un breve análisis por estadios.

    -El Morro: Reducto que históricamente ha sido la alternativa, acá se jugaron partidos de la era Merello y Almendra. Cancha chica con la presión que te da estar a metros de los jugadores. Si la municipalidad de Concepción se excede con el costo de arriendo, intentando recuperar el despilfarro de recursos en los arreglos, es una buena alternativa (El morro también estará remozado).

    - Tomé: Bonita comuna, especialmente en verano. Volvió la familia al estadio ya que era el paseo del domingo, estadio + playa, perfecta combinación. Lamentablemente el equipo no respondió y la asistencia inicial no se mantuvo. Para partidos de preparación o amistosos se podría volver algún día en compensación por habernos recibido en los malos momentos, con un arreglo quedaría bueno.

    -Chillan: Buen recinto para el fútbol profesional, pero las veces que nos tocó desplazarnos a Chillán porque no se autorizó Hualpén, eran en pésimos horarios. Para el olvido queda la vuelta olímpica de Arica y la peor asistencia de “local” de nuestra historia.

    - Coronel: Si ya es feo ir de visita, de local es peor. Espero nunca más jugar en ese estadio (de local). Quedará para el recuerdo el triunfo frente a Rangers y la gran actuación de Lafrenz, un día miércoles a las tres de la tarde.

    -CAP: Como siempre la administración de los vecinos sumada al mal manejo de los dueños de FGyC, hizo pasar quizás uno de los peores errores dirigenciales de la era Sabando. La campaña de socios con venta de butacas VIP que nunca se cumplió, justificado en su momento por los excesivos cobros de arriendo (la conocida”solidaridad” entre los equipos de la zona). Como anécdota quedó el partido que se jugó de local frente al dueño de casa por la Copa Chile.

    -Chiguayante: Se jugaron un par de amistosos de la era Teté Quiróz y un partido de Copa Chile contra Lota (derrota). La gente Lila de Chiguayante era la única feliz con que jugáramos ahí.

    Dejo para el final el estadio de Hualpén, que a pesar de los intentos y las mejoras (que nunca las pude identificar) debe ser el peor estadio donde se juega fútbol profesional en Chile. La tierra, el alambrado con puas, las casas vecinas, casetas para la radio y la torre de televisación, quedará en nuestra retina como lo más cerca de lo amateur que vivimos (y eso que jugamos en tercera con visita a Arauco incluida). Muchas gracias por recibirnos pero espero nunca más volver, ni para jugar un amistoso.

    Importante de mencionar que en estos casi 20 meses la hinchada no protagonizó ningún incidente con los hinchas visitantes, un comportamiento ejemplar que se debe destacar.

    Con lo anteriormente expuesto hago mi reflexión final. Entiendo que por temas de estadio seguro y su represión, malas campañas, no saber dónde se jugaba, restricción de cantidad de público (máximo 800 a 1000 personas), nuestros históricos tres-cuatro mil fieles hinchas como se diría “abandonaron” y quedaron los recontra fieles y como siempre la barra Los Lilas, quienes han vivido estos 20 meses con mucha Fuerza, Garra y Corazón. Mi admiración y respeto para todos ellos, pero al mismo tiempo mi comprensión con los que por los motivos antes mencionados dejaron de ir y les hago un llamado: los esperamos con los brazos abiertos en collao, donde seguramente el primer partido llegaremos seis mil o más, pero antes de eso nos quedan dos partidos más en Hualpén y están cordialmente invitados a conocerlo y despedirlo a estadio lleno.

    Escrito por Victor Torneria