Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    21.04.2015

    Regionalistas y el fútbol…

    hinchada conce

    Es cosa que entreguen más dinero para el transantiago, haya un temblor o una lluvia en Santiago para que los exaltados regionalistas hagan arder las redes sociales con sus ataques a la capital del reino. Es cosa que se desate un incendio en el sur para pedir a los canales de TV que vengan a reportear lo que nos pasa a los postergados sureños, pero son esos mismos “regionalistas” de los más diversos orígenes -políticos, periodistas, ingenieros, líderes de opinión, profesores, estudiantes y desempleados- que domingo a domingo gritan con el alma y a través de la pantalla del televisor los goles de los equipos de Santiago, entonces algo no me cuadra, ¿son o no regionalistas?

    Si tenemos 8 equipos en la Región del Biobío con campeonatos nacionales de Primera y Segunda división, descensos, copas internacionales, Copas Chile, además de la gran cantidad de clásicos que se pueden vivir acá, como no ser hincha de alguno de ellos.

    ¿Cómo explicamos esta inconsecuencia de los “regionalistas”? Entiendo que un pequeño porcentaje de estos hinchas de equipos de Santiago pueden tener raíces familiares o ser santiaguinos por nacimiento, al igual que el hincha de equipo sureño que por buscar nuevos horizontes laborales se va a la capital.

    Es importante destacar que hay una clase especial de estos seudo-hinchas, que “dan la vida” por uno de los equipos “grandes” (grande es la mascada que le sacan al CDF) y al mismo tiempo simpatiza por uno local, los llamados de doble militancia, que llegan en masa cuando el equipo local juega una instancia importante. Otra variante, aún peor, es el que le gustan equipos argentinos o europeos.

    En conclusión “menos regionalistas de papel y más de acción”, además pueden extrapolar lo que escribo a los medios de comunicación, los invito a ver los matinales de TVU o del canal regional, leer más los diarios y escuchar las radios locales.

     

    Escrito por: Victor Luis Torneria Aburto