Invita a tus amigos a usar nuestra aplicación

Usan la aplicación de soychile.cl

    03.06.2013

    La experiencia y la garra atacameña conservaron la categoría

    deportescopiapo

    Si el empate del miércoles pasado fue heroico, este triunfo (ayer domingo) lo fue 100 veces más. Deportes Copiapó ganó, goleó y gustó a Iberia de Los Ángeles por 4 a 1 con 10 jugadores y mantuvo así su cupo en Primera B.

    Nadie, ni en sus mejores sueños, se imaginó lo que pasó esta calurosa tarde de domingo en el mítico Luis Valenzuela Hermosilla, el “León” demostró garra, corazón y experiencia y simplemente impuso categoría apabullando a Iberia. Las figuras del ya ídolo copiapino Roberto “Zorro” Muñoz, del nacido en esta tierra Carlos Ross, el goleador de la Segunda División el año pasado Ricardo “Pescadito” Parada y del mal criticado Sergio Comba se encargaron de grabar en forma permanente una tarde memorable en la memoria de los hinchas copiapinos.

    El partido fue parejo en un comienzo, con llegadas para ambos equipos, siendo Copiapó el que tuvo las más claras; transformando tempranamente al portero Franco Cabrera en figura. Copiapó se acercó y se acercó, con Comba, con Parada, con Ross; hasta que este último en una patriada gana la línea de fondo y envía un pase atrás para que a su vez Ricardo Parada envíe un remate que termina siendo desviado por Sergio Comba, anotando la apertura del marcador. Tras el gol Copiapó siguió buscando, la figura de Villegas por la banda nos daba bastante proyección, más aún cuando se combinaba con el “enano mágico” Martín Cortés, que le daba clases de baile a la defensa azulgrana, pero la buena actuación del meta angelino no permitió que el CDC se fuera al descanso con una ventaja más amplia.

    Apenas comenzó el complemento el estadio se tiño de incertidumbre. Esto, tras una buena jugada colectiva de Iberia que finalizó con gol de cabeza de Jorge Gálvez, era el uno a uno y todo volvía al comienzo. Cuatro minutos después se notó que la garra copiapina era superior y tras un cabezazo del GRAN “Zorro” Muñoz, que se estrelló en el palo izquierdo, apareció Parada para desnivelar el marcador nuevamente a favor de Copiapó. Sin embargo, esto no vale si no se sufre, y así en el minuto 52 se fue expulsado el portero Fernando Burgos por gestos obscenos hacia la barra de Iberia, dejando a Copiapó con 10 hombres. Desde ese minuto, Iberia se fue con todo en busca del arco local, pero el gran nivel de la defensa compuesta por Rojas, la dupla Muñoz y Villegas evitó que el equipo pasara zozobras, más allá de un ajustado tiro libre que envió Francisco Ayala.

    Pero este partido debía ser una fiesta  y no podía faltar en ésta el más querido por la hinchada copiapina: Roberto Muñoz, que tras un córner envió un cabezazo impecable y -batiendo al portero Cabrera- marcó el tres a uno, desatando una verdadera fiesta en el estadio e incluso sacando lágrimas de emoción en algunos hinchas copiapinos. El broche de oro vendría nueve minutos después, a los 86, con un verdadero golazo de Carlos Ross que dejó a dos rivales en el piso para entrar hasta la cocina y simplemente cobrar. Era el cuatro a uno y esto era goleada y se cerraba todo. Alegría en las huestes copiapinas y llanto en la tribuna norte ocupada por unos 150 hinchas visitantes que recorrieron casi 1500 km para ver el partido más importante de su club en los últimos 20 años.

    Como ya dije, Copiapó mostró garra y jerarquía y qué mejor que demostrarlo con datos duros. En los 180 minutos de la serie, Copiapó marcó cinco goles y jugó 101 minutos más descuentos, con 10 jugadores. Mientras que Iberia solo marcó dos goles y jugó toda la llave con equipo completo. Hay que destacar también la presencia masiva del hincha copiapino que con entradas caras, con alta temperatura y con una mala campaña a cuestas llenó más de 5000 butacas del LVH ayer.

    Esta es una victoria que me recuerda a los triunfos más épicos de Copiapó, aquél siete a uno ante Malleco en Puente Alto con el que subimos a la B el 2002; la llave ante Osorno el 2010 donde mantuvimos la categoría; los cuatro a cero a Temuco y Trasandino el 2012 y las dos victorias dos a uno ante Linares con las que volvimos a subir el año pasado, entre varias otras. ¡Gracias Copiapó! Hoy se destacan todas las virtudes de nuestro equipo, pero no nos olvidemos que cometimos muchos errores que nos llevaron a disputar este partido, a mejorar las falencias y a reforzar las virtudes;  porque solo así llegaremos a primera. ¡VAMOS COPIAPÓ!